Vinicius, Rodrygo, Malcom: el nuevo “boom” de delanteros brasileños

Vinicius Junior durante su presentacion, aún no tiene número para jugar en el Real . (Reproducción)

Río de Janeiro, 26 jul .- El mercado de pases europeo que se abrió luego del Mundial de Rusia dejó para el fútbol brasileño una rotunda confirmación: pese a que Neymar, Coutinho, Gabriel Jesús, Douglas Costa y Roberto Firmino son todavía jóvenes, una nueva generación de delanteros ya aparece en el horizonte lista para conquistar el viejo continente con su “jogo bonito”.

El caso más resonante es el de Vinicius Junior, que con sólo 18 años, parece tener cada vez más posibilidades de integrar el plantel del Real Madrid en esta temporada. Pero también está Paulinho, que, a la misma edad, ya ilusiona a los hinchas del Bayer Leverkusen. Y Malcom, que, con 21, recaló en el Barcelona tras una gran temporada en el fútbol francés. Y Rodrygo (17) y Matheus Cunha (19) y Richarlison (21)…

De las nuevas promesas brasileñas, el único que todavía juega en Brasil es Rodrygo, que cumplirá 18 años en enero y que, aunque sigue en Santos, ya fue comprado por el Real Madrid por 45 millones de euros.

El jovencísimo delantero del Santos es la gran figura de un equipo que cuenta con reconocidos delanteros, como Gabriel Barbosa (a los 21, está a préstamo del Inter de Italia) y el argentino Maximiliano López. Este miércoles, en el empate 1-1 ante Flamengo, “desparramó” a tres rivales con asombrosa facilidad y luego tiró el centro que derivó en el gol de su equipo.

Vinicius Junior, por su parte, se destacó hasta junio con el Flamengo, con el que convirtió 14 goles, y, con 18 años recién cumplidos, se presentó la semana pasada en el Real Madrid. Los medios españoles destacan que, en sus primeros entrenamientos, el adolescente superó todas las expectativas.

Pese a la ida de Vinicius, los hinchas del Flamengo esperan con ansias por el despegue de otro joven, a quien muchos ya caracterizan como la próxima gran aparición en la tierra del samba: nacido en diciembre del 2000, Lincoln ya tiene 15 partidos y un gol en el conjunto de Río de Janeiro.

Otro caso, un poquito menos resonante, es el de Paulinho, que cumplió 18 años el 15 de julio, y, tras asombrar en el Vasco da Gama, llevará el dorsal 7 en el Bayer Leverkusen este año. El club alemán pagó 20 millones de euros (aproximadamente 23 millones de dólares) por su incorporación.

Unos años más “viejo” es Malcom, que, tras haber estado muy cerca de la Roma, finalmente fichó por el Barcelona. A los 21 años, el nacido en Sao Paulo llevaba dos temporadas jugando en alto nivel para el Bordeaux francés y ahora deberá ratificar sus condiciones en uno de los mejores equipos del mundo.

Justamente, para tratar de olvidar rápidamente la fallida llegada de Malcom, la Roma se fijó en otro brasileño de la misma edad. David Neres, quien comenzó su carrera en el Sao Paulo, es uno de los principales futbolistas del Ajax holandés y podría continuar su carrera en el “calcio” italiano.

Pero por detrás de Vinicius, Rodrygo, Malcom y otras estrellas rutilantes, hay muchos otros delanteros brasileños que protagonizaron importantes transferencias en este mercado. Felipe Anderson, el “abuelo” de todos con 25 años, pasó al West Ham inglés por 42 millones de euros, el jugador más caro en la historia del equipo inglés.

Y en esa misma liga, Richarlison, de 21 años, dejó el Watford y se incorporó al Everton. El precio que el club de Londres pagó por el jugador que debutó en América de Minas Gerais es también el más alto de su historia: 45 millones de euros.

¿Hay más? Claro que sí. El eipzig se quedó con otra de las nuevas “joyitas” brasileñas: Matheus Cunha fue el mayor goleador del Sion de Suiza en la pasada temporada y, por 15 millones de euros, se convirtió en la nueva apuesta del club alemán.

Felipe Vizeu, compañero de Vinicius Junior en el Flamengo, pasó a los 21 años al Fluminense. Fernando, con la misma edad, llegó al Shakhtar Donetsk de Ucrania, que siempre reveló jugadores brasileños a otros clubes más importantes del continente. Carlos Vinicius (23) se destacó tanto en el ascenso portugués que fue comprado por el Nápoli.

Uno de los casos más sorprendentes y menos publicitados es el de Rodrigo Farofa, que, con sólo 18 años, y luego de ser monitoreado por el Real Madrid por más de seis meses, pasó del Novorizontino, un modesto club del interior de Sao Paulo, al gigante español. Al contrario que Vinicius Junior, comenzará la temporada en uno de los conjuntos filiales.

Incluyendo otros mercados (tales como Egipto y Arabia Saudita) el portal “GloboEsporte” reveló que, en total, fueron gastados más de 220 millones de euros por delanteros brasileños de menos de 23 años en este mercado de pases. Y todo sin contar a Vinicius, que ya había sido comprado el año pasado.

DPA

Deja un comentario

Cerrar menú