Uruguay tiembla por Cavani a tres días de Francia: “Es complicado”

Edison Cavani (Twitter)

Nizhni Nóvgorod (Rusia), 3 jul .- La cuenta atrás corre y las señales son poco alentadoras: el uruguayo Edinson Cavani trabaja a contrarreloj para recuperase de su lesión en el gemelo, pero parece difícil que llegue a jugar los cuartos de final del Mundial de Rusia el viernes ante Francia.

El delantero del Paris Sant Germain fue el único ausente hoy en la práctica del equipo en el Centro Deportivo de Bor, la base de Uruguay en las afueras de Nizhni Nóvgorod. Realizó trabajos de recuperación en el gimnasio y ni siquiera salió con los otros 22 jugadores a seguir el entrenamiento en la cancha del predio bajo un sol de rigor.

Tampoco sonaron optimistas las palabaras de Luis Suárez, su compañero en la temible dupla atacante uruguaya. “Es complicado, porque no es nada fácil tener una lesión. Que sean pocos días puede hacer un poco difícil la recuperación. Las ganas y el esfuerzo están, pero no depende ya de él”, dijo a la prensa tras la práctica de hoy.

“Obviamente todo el mundo sabe lo que significa Edi para el equipo. Es esencial por la clase de jugador que es, por lo que ha demostrado todos los partidos que ha jugado en la selección y ni hablar del momento actual”, añadió el delantero del Barcelona. “Me incluyo en esos tres millones (de uruguayos) a la hora de la espera”.

La espera comenzó el sábado, cuando Cavani sintió un pinchazo en el gemelo izquierdo tras marcar a Portugal los dos goles que metieron en cuartos a Uruguay. Tuvo que abandonar la cancha en Sochi apoyado en Cristiano Ronaldo y seguir el último cuarto de hora desde el banquillo, vendado y con señales de dolor.

Los estudios realizados el lunes descartaron que hubiera sufrido un desgarro, pero sí un edema que sigue produciéndole dolor. Cavani no está aún descartado para jugar con Francia, pero hasta entonces afronta una recuperación con tratamiento fisiátrico que los médicos analizarán minuto a minuto para ver su evolución.

Por supuesto que no es la única preocupación de Uruguay. El equipo de Óscar Tabárez juega el viernes en Nizhni Nóvgorod su partido más importante de los últimos años ante una Francia poderosa que eliminó en octavos a la Argentina de Lionel Messi con una exhibición del joven Kylian Mbappé.

“Todo el mundo lo sabe: es muy buen jugador. Es como (Thierry) Henry hace unos años”, lo analizó hoy Suárez. “Pero tenemos una gran defensa para controlarlo. Y no solo a él, a todo el equipo francés”, dijo el máximo artillero uruguayo de la historia.

También el lateral Diego Laxalt destacó la fortaleza de la defensa uruguaya, que ya logró anular a Cristiano Ronaldo en octavos de final. A diferencia de los espacios que dejó la argentina a Mbappé y compañía, la zaga “charrúa” está entre las mejores del torneo y recibió un solo gol en cuatro partidos.

“Vamos a tener que hacer un trabajo muy bueno en lo defensivo, con mucho espíritu, mucho sacrificio, mucha entrega”, comentó el jugador de la Genoa, que adelantó la estrategia uruguaya para conseguir un logro aparentemente imposible: frenar la explosividad de Mbappé impidiendo que reciba el balón cómodo.

“Tenemos que darle el menor espacio posible para que no tenga lugar en el que aprovechar su velocidad”, analizó hoy el lateral Laxalt. “Si defendemos en bloque como hasta ahora, va a ser complicado para ellos”.

Más allá de la alarma por Cavani y la concentración en Francia, el ánimo en Uruguay sigue dominado por la confianza y el buen ambiente. Varios jugadores tomaban hoy mate al sol junto a la sala de prensa del Centro Deportivo de Bor, que cada vez se llena de más periodistas a medida que avanza el torneo.

Y es que Uruguay se afianza para hacer algo grande mientras otras potencias caen en el camino. “Los Mundiales son complicados, muy difíciles”, apuntó Suárez sobre las sorpresas que deja el evento. “No te podés relajar un minuto porque se te puede dar vuelta un partido”.

El delantero reveló que habló con alguien que lo sabe muy bien: Lionel Messi, su compañero en el Barcelona, que dejó el que podría ser su último Mundial sin brillar y sin poder impedir la temprana eliminación argentina.

“Obviamente que hablé, pero va a quedar entre nosotros”, contó el uruguayo. “Por mi parte, apoyo por ser amigos. Y por parte de él, las felicitaciones por que sigamos en carrera”. Suárez sí lanzó un guiño a Messi: “Esto es a nivel colectivo”, sostuvo. “No depende de un solo jugador”.

DPA/Pablo Sanguinetti

Deja un comentario

Cerrar menú