Uruguay no especula con Rusia: “Hay jugar para ganar”

Los jugadores de la selección uruguaya durante la practica. (Twitter)

Nizhni Nóvgorod (Rusia), 22 jun .- La selección uruguaya de futbol está ya clasificada para octavos de final del Mundial, donde esperan con toda probabilidad España o Portugal, pero se plantea sin reservas su próximo partido ante la anfitriona Rusia.

“Va a ser un partido muy duro: hay que jugarlo para ganar”, dijo hoy el lateral Diego Laxalt tras el entrenamiento matutino en el Centro Deportivo de Bor, base uruguaya en las afueras de Nizhni Nóvgorod. “El equipo tiene que seguir creciendo para lo que se viene”.

Los dos comentarios resumen los dos motivos por los que Óscar Tabárez se toma muy en serio el cruce con Rusia: el partido del lunes en Samara no solo define quién avanza como primero de Grupo A, sino que también permite al técnico seguir buscando un equipo que aún no encuentra.

“Por momentos nos cuesta jugar, pero a medida que vayan pasando los partidos vamos a ir mejorando”, comentó hoy el centrocampista Lucas Torreira, que justificó pese a eso lo hecho hasta ahora: “Para que pasen partidos tenemos que ganar”.

Tanto Laxalt como Torreira podrían ser los ejes de los movimientos que pruebe Tabárez frente a Rusia. Ambos disputaron la última media hora de la victoria por 1-0 ante Arabia Saudí que valió la clasificación a octavos y dejaron buenas sensaciones.

Blindado en defensa y en ataque con sus duplas inámoviles, la de los centrales Diego Godín y José María Giménez y la de los atacantes Luis Suárez y Edinson Cavani, Tabárez aún no define su mejor mediocampo, la zona en la que más se renovó el equipo con jóvenes talentos.

Rusia plantea a Uruguay una complicación adicional. Al contrario del esquema defensivo y cerrado de Egipto y Arabia Saudí, los primeros rivales de La Celeste, la anfitriona viene mostrando poderío ofensivo y marcó ocho goles en los dos primeros encuentros.

“Ellos han demostrado que están en muy buen nivel. Es algo positivo para nosotros jugar un partido de este nivel en este momento”, consideró Laxalt. “Va a haber que plantearse cuáles son los fuertes, pero pensando bastante en nosotros también”.

Torreira esperó que Rusia ofrezca más espacio y permita así a Uruguay hacer “un fútbol más vertical”, la deuda pendiente de la bicampeona del mundo. “Puede salir un juego más fluido, con más espacios, que nos permita encontrar el juego más vertical que queremos”.

Fieles a la lógica del “partido a partido”, los uruguayos prefirieron no opinar si conviene en octavos jugar ante España o el Portugal de Cristiano Ronaldo. “Las dos selecciones son de un grandísimo nivel”, dijo Laxalt. “Cualquiera de las dos es muy difícil”.

Pese a estar ya en modo de concentración absoluta con la mirada en Rusia, el entrenamiento bajo un sol de rigor en Nizhni Nóvgorod dejó hoy escenas más distendidas que los días anteriores, con los jugadores jaleándose, aplaudiendo y festejando jugadas.

Uruguay celebrará mañana sábado su último entrenamiento en el Centro Deportivo de Bor antes de volar a Samara el domingo para enfrentarse con Rusia el día siguiente con la tranquilidad de la clasificación y el objetivo de llegar a octavos con una imagen más convincente.

DPA

Deja un comentario

Cerrar menú