Sampaoli y la quimera de imponer su estilo tras el primer fracaso con Santos

En la imagen un registro del técnico argentino Jorge Sampaoli, entrenador del club Santos de Brasil, que fue eliminado de la Copa Sudamericana ante el River Plate uruguayo. EFE/Archivo

Sao Paulo, 27 feb .- Jorge Sampaoli sufrió el martes su primer varapalo serio como entrenador del Santos tras caer eliminado en la primera fase de la Copa Sudamericana ante un rival inferior y que evidenció el gran reto del argentino en el equipo brasileño: imponer su estilo a la espera de más refuerzos.

El inicio no podía ser más prometedor en su primera experiencia como técnico en tierras brasileñas: siete victorias, dos empates y una sola derrota.

Los números le situaban como uno de los entrenadores extranjeros con mejor arranque de temporada de la década en Brasil.

Su fórmula, basada en la posesión de la pelota, empezaba a cuajar entre sus jugadores, pero entonces llegó la Sudamericana y con ella un jarro de agua fría.

El rival fue el River Plate uruguayo, un equipo correcto y bien ordenado atrás que con muy poco destapó las debilidades de un Santos que acusó su falta efectividad en el ataque.

El empate 0-0 en Montevideo, con un sinfín de ocasiones desaprovechadas ante un equipo sobre el papel asequible, ya hizo saltar las alarmas en Vila Belmiro.

En la vuelta, que se jugó en un estadio Pacaembú sin público por sanción tras los incidentes del año pasado en la Libertadores, de nada les sirvió terminar con el 77 % de la posesión del esférico, dar 597 pases (526 correctos) y realizar 17 disparos (solo siete entre los tres palos).

Al River le bastó, sin embargo, un 23 % de la posesión, 110 pases (76 correctos) y cuatro disparos (tres al arco), para hacer los mismos goles que el Santos y apear al conjunto paulista por el valor doble de los goles fuera de casa (1-1).

Tras el inesperado tropiezo, Sampaoli se mostró inflexible y zanjó en rueda de prensa el debate sobre su estilo, cuestionado en los últimos tiempos a nivel global frente a los que apuestan por un fútbol directo y más vertical.

“Defendimos una idea clara de juego y fuimos eliminados por un equipo que intentó anularnos. Tenemos que ratificar esa idea, sabemos que el estilo no va a acabar por una eliminación. Tenemos que pensar en el futuro y seguir creciendo como grupo”, afirmó.

El preparador seguirá, por tanto, fiel a su estilo de toque, a la espera de los refuerzos prometidos por la directiva y que aún no han llegado.

Sampaoli ha insistido públicamente y en diversas ocasiones en la necesidad de cerrar más fichajes para poder luchar por los títulos, que, tras la eliminación en la Sudamericana, se reducen a tres: la Liga, la Copa de Brasil y el Campeonato Paulista. Este último no pasa de ser un torneo regional.

Ante el River Plate, el Santos flaqueó en el lateral izquierdo y el ataque. Para suplir esas carencias, el técnico reconvirtió al colombiano Jonathan Copete a defensa y jugó con el paraguayo Derlis González como falso ‘9’.

El experimentó no funcionó y el Santos se fue de la competición continental a las primeras de cambio y por la puerta de atrás.

“No encontramos el camino. Con el pasar de los minutos, nos neutralizaron un poco”, reconoció el entrenador.
Una de las grandes ausencias en el encuentro de ayer fue el sancionado Rodrygo, que probablemente pondrá rumbo al Real Madrid en julio de este año, para sumarle así otro problema más a Sampaoli, quien ya pidió alargar más la estancia de la joven promesa, aunque todo indica que no será así.

Sin él, el Santos pierde velocidad en el ataque, lo que dificulta aún más el éxito del estilo de Sampaoli. El desequilibrio que aporta Rodrygo al equipo podría asumirla el venezolano Yeferson Soteldo, de 21 años, uno de los pocos fichajes para la temporada.

El joven extremo demostró ante el River Plate ser uno de los pocos capaces de romper la monotonía de la posesión hasta el extremo sin profundidad.

De hecho, fue el autor del gol del Santos que dio esperanzas para consumar una remontada ante los uruguayos, la que nunca se produjo porque el tanto llegó a cuatro minutos del final del tiempo reglamentario.

“Ahora toca intentar buscar soluciones encima del juego”, sentenció Sampaoli.

EFE

Deja un comentario

Cerrar menú