River Plate pasó de la vuelta olímpica en autobús al festejo en el Obelisco

Hinchas y jugadores de River Plate festejan tras la victoria 2-0 sobre Atlético Nacional durante la final de la Copa Sudamericana este 10 de diciembre de 2014, en el Estadio Monumental de Buenos Aires (Argentina). (EFE)
Hinchas y jugadores de River Plate festejan tras la victoria 2-0 sobre Atlético Nacional durante la final de la Copa Sudamericana este 10 de diciembre de 2014, en el Estadio Monumental de Buenos Aires (Argentina). (EFE)

Buenos Aires, 10 dic (EFE).- Los festejos de River Plate tras la obtención del título de la Copa Sudamericana comenzaron con la tradicional entrega de premios y vuelta olímpica al estadio en autobús y terminaron con miles de fanáticos en el tradicional punto de encuentro porteño, el Obelisco.

Después de vencer 2-0 al Atlético Nacional de Medellín en la final, los jugadores vivieron una auténtica fiesta a la hora de la premiación donde no faltaron los cánticos para el tradicional rival, Boca Juniors.

Inclusive la leyenda alegórica al título que usaron los jugadores en el podio decía “Semi-ra y no se toca”, en referencia a la serie de semifinales en la que River Plate eliminó a su acérrimo ‘superclásico’.

Junto con los simpatizantes, los integrantes de la plantilla cantaron y se emocionaron hasta que Marcelo Barovero levantó el trofeo internacional, ese título que se le negaba al club ‘millonario’ desde hace 17 años.

Tras las celebraciones con fuegos artificiales y cánticos, con los jugadores subidos a un autobús descapotable, los festejos se trasladaron al Obelisco, epicentro de la geografía porteña.

En este emblemático lugar que eligen tanto River Plate como Boca Juniors para sus noches históricas, miles de fanáticos del conjunto de la ‘banda roja’ se quedaron hasta altas horas para coronar una noche mágica.

Deja un comentario

Cerrar menú