PARTICIPANTES. Las estrellas del Mundial

El delantero de la selección argentina, Leo Messi (d) lucha por el balón con Razvan Rat (i) de Rumanía durante el partido amistoso que ambas selecciones disputaron en Bucarest, Rumanía. (EFE /Robert Ghement)
El delantero de la selección argentina, Leo Messi (d) lucha por el balón con Razvan Rat (i) de Rumanía durante el partido amistoso que ambas selecciones disputaron en Bucarest, Rumanía. (EFE /Robert Ghement)

Un Mundial es la gran fiesta del fútbol, un escaparate donde se reúnen los mejores futbolistas del planeta. Brasil presenciará un pulso entre los dos mejores, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, con ‘invitados’ de lujo y ausencias importantes como las de Gareth Bale, Zlatan Ibrahimovic o Lewandowski.

DESTACADOS.

– Messi afronta el gran reto que le falta por conquistar para ser coronado el futbolista más importante del fútbol argentino y rebatir el argumento que le hace perder el pulso con Maradona.

– Cristiano Ronaldo: el ganador insaciable quiere quitarse una espina clavada a todo un país. Una vez conseguido todo lo que podía ganar en su carrera a nivel individual y de clubes, Cristiano quiere dar la alegría a Portugal.

– La pentacampeona del mundo afronta un nuevo sueño ante su afición. El peso de la responsabilidad recaerá sobre su estrella, Neymar, que tendrá buena ayuda con jugadores como Hulk, Oscar y Fred.

Andrés Iniesta (España): junto a Xavi Hernández es el futbolista que cambió la historia del fútbol español. Impuso el toque como un estilo que marca el camino del éxito. Un Mundial y dos Eurocopas convierten en leyenda a la generación de oro del fútbol español.

Iniesta es la imagen del talento. El héroe de Johannesburgo con un gol en la prórroga de la última final que premió su virtuosismo. Será el último Mundial de Xavi, Xabi Alonso o David Villa. Quien sabe si de Iker Casillas. Futbolistas que volcaron la historia de la Roja e inculcaron su gen ganador. A Iniesta aún le queda más para disfrutar y hacer gozar a todo un país. Fue el último MVP de la Eurocopa, serlo del Mundial sería el impulso definitivo para acercarle a los premios individuales.

Lionel Messi (Argentina): afronta el gran reto que le falta por conquistar para ser coronado el futbolista más importante del fútbol argentino y rebatir el argumento que le hace perder el pulso con Diego Armando Maradona. Es su tercer Mundial, el momento perfecto para reivindicar su talento natural como el líder de la albiceleste y escribir su nombre entre los más grandes de la historia. Su hegemonía como ‘Balón de Oro’ se cortó tras cuatro consecutivos. El Mundial marcará el próximo tras una de sus peores temporadas en el Barcelona desde que es profesional. Aspectos extradeportivos le acabaron pasando factura sobre el terreno de juego, factor clave para un año en blanco en su club. Su gran objetivo de la temporada está en Brasil. Es lo único que falta para engrandecer su leyenda.

Cristiano Ronaldo (Portugal): el ganador insaciable quiere quitarse una espina clavada a todo un país. Una vez conseguido todo lo que podía ganar en su carrera a nivel individual y de clubes, Cristiano quiere dar la alegría a Portugal. Perdió una final de la Eurocopa, siendo anfitrión sorprendido por Grecia. Desde entonces, España ha sido el ogro que le ha dejado siempre a puertas de la gloria. Su ambición no tiene techo y es el ejemplo de profesionalidad para todo el mundo del fútbol. Producto de su trabajo, en mejoría constante para conseguir su segundo ‘Balón de Oro’ y querer demostrar ahora que puede guiar a su selección a lo máximo, con su velocidad, pegada y liderazgo.

Neymar (Brasil): la estrella emergente, el futuro del fútbol, ya se convirtió en referente de la selección brasileña en la Copa Confederaciones y lejos de amilanarse por la presión del primer campeonato que acogió su país como ensayo al Mundial, lideró a la ‘canarinha’ para acabar pasando por encima del actual dominador mundial, España, a la que goleó en la final con Neymar en plan estelar. De ser promesa mágica a realidad en el Santos y su salto a la élite con el Barcelona donde se adaptó con rapidez pero por momentos pagó jugar en exceso hacia Messi, renunciando a su papel estelar. Su fantasía con el balón no tiene fin. Así como su idilio con el gol. Pura magia que da licencia para soñar a Brasil y recuperar el poder perdido. La pentacampeona del mundo afronta un nuevo sueño ante su afición. El peso de la responsabilidad recaerá sobre su estrella que tendrá buena ayuda con jugadores como Hulk, Oscar y Fred.

Radamel Falcao (Colombia): el mejor nueve del mundo tiene a su país en vilo por su grave lesión de rodilla. Llegó en un momento de su carrera en el que aún se adaptaba del éxito en el Atlético de Madrid a la vida en un Mónaco de vuelta a la élite. Hará todo lo posible por estar junto a la selección ‘cafetera’ en su regreso a un Mundial. Como líder de su generación no puede faltar a la cita.

Junto a James Rodríguez y Carlos Bacca forman una delantera que se hace respetar. Tras conseguir nueve tantos en la fase de clasificación a Brasil, Falcao afronta su prueba más dura en una recuperación que de completar a tiempo, le permitirá llegar a un Mundial entre la duda de su estado y la confianza en su pegada.

Franck Ribery (Francia): Se quedó con la miel en los labios en la lucha por el ‘Balón de Oro’ pero se ganó a pulso estar sentado junto a los ‘reyes’ Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en el podio. Ribery ganó todo con el Bayern la pasada campaña, con Pep Guardiola fue pieza clave para la conquista de la Bundesliga y con su selección sufrió hasta superar una repesca que unió a toda Francia para empujar juntos hacia una cita de la que no podían ausentarse. Pegado a banda desequilibra, asiste y tiene pegada. Conecta con la calidad de Valbuena y la inteligencia en el terreno de juego de Karim Benzema. Será el tercer Mundial de Ribery. El último fue un rotundo fracaso.

Mesut Özil (Alemania): entre el fuerte bloque de una selección que ha ido creciendo hasta convertirse en favorita, destaca por diferente la calidad de un futbolista en la media punta que cambia el sentido del juego de cualquier equipo en el que participa. Lo consiguió en el Real Madrid, ahora en el Arsenal y a la selección alemana de Joachim Löw le aporta una gran dosis de magia sumada al rodillo físico del grupo. Ganó nueve partidos y empató uno para ser la selección europea que dio pasos a Brasil con más firmeza. Özil se destapó en el Mundial de Sudáfrica como uno de los mejores asistentes del planeta y su nuevo reto es conquistar el título.

Eden Hazard (Bélgica): es la cabeza visible entre una hornada de futbolistas tan brillantes que están llamados a convertirse en la mejor selección belga de la historia. Se perfila como una de las revelaciones del Mundial con un equipo en el que la magia corre de la cuenta de Hazard. A su indiscutible calidad técnica le ha añadido con José Mourinho mayor carácter competitivo y continuidad en su rendimiento. Hay pocos media puntas con mayor regularidad. El crecimiento de Bélgica comienza desde la portería, donde Thibaut Courtois llega con un crecimiento que le sitúa entre los mejores del mundo. Portero menos goleado de la Liga española y de la Champions con 21 años. Es el reflejo de su selección. Todo por delante y ambición por conseguir éxito.

Luis Suárez (Uruguay): tras una polémica que le tuvo apartado del Liverpool, víctima de su carácter inconformista, Luis regresó para conducir a los ‘reds’ a su sitio natural. Referente absoluto, un jugador con el gol en su cabeza y la portería rival siempre en mente. Consagrado entre los mejores goleadores del planeta, a la altura de Cristiano Ronaldo con quien disputó hasta el final la ‘Bota de Oro’ de la temporada, será el líder una Uruguay que siempre tiene protagonismo en las grandes citas. Lo compartió por momentos con Diego Forlán y ahora asume el peso del gol con la ayuda de un nueve puro como Edinson Cavani. Luis Suárez es el reflejo en el campo de la lucha de su país en cada partido. Rival al que nadie quiere enfrentarse y que aspira a repetir el capítulo más brillante de su historia, el ‘Maracanazo’ a Brasil en 1950.

Arjen Robben (Holanda): en su memoria siempre estará el mano a mano de la final del Mundial 2010 ante Iker Casillas, la parada imposible que sacó su excompañero con el pie para lanzar a España hacia el título y condenar a Holanda al segundo puesto. Dar ese paso más es el reto de un grupo de futbolistas técnicos y elegantes que aceleran cuando Robben entra en juego y golpean con la pegada de Van Persie. Los dos líderes de la ‘orange’ que debe mejorar su seguridad defensiva pero que es temible de centro del campo hacia adelante. Robben es el extremo clásico llevado al fútbol moderno. Incansable en el esfuerzo, siempre dispuesta a lanzar una carrera al mundo y deshacerse de los rivales que le salgan al paso con una zurda de oro.

Luka Modric (Croacia): al orgullo croata y su disciplina de ejército por unos colores y una bandera en cada partido, se le suma la calidad de centrocampistas mágicos como Luka Modric o Igor Rakitic. El madridista se ha consagrado en el Real Madrid como complemento perfecto a Xabi Alonso. Un especialista en encontrar huecos entre espacios para aparecer y desequilibrar con sus pases. Una visión de juego privilegiada a la que acompaña grandes dosis de calidad técnica. Con el remate de Mario Mandzukic, Croacia se perfila como una de las selecciones tapadas que tienen mucho que decir en Brasil.

Alexis Sánchez (Chile): El ‘niño maravilla’ se ha hecho un hombre, de la escuela de Fútbol de Cobreloa a Barcelona, pasando por Colo-Colo, River Plate y Udinese en una carrera meteórica a la que siempre acompañó su descaro en el uno contra uno, velocidad y gol. En Chile se hablaba en sus primeras apariciones en la selección como el nuevo Cristiano Ronaldo. Le falta un gran campeonato y a Brasil, en el que será su segundo Mundial, acude con el peso del liderazgo de su selección que compartía con Arturo Vidal, al que una intervención quirúrgica le tendrá hasta el último momento en el alambre.

Andrea Pirlo (Italia): Cualquier equipo que juegue con Andrea Pirlo tiene un sello innegable que imprime con su calidad y personalidad en el medio centro. Alejado del ‘catenaccio’ que tanta gloria dio a Italia, la nueva generación de futbolistas con Cesare Prandelli al mando le acerca más a una ‘Bela Italia’ con un futbolista como Pirlo como ejemplo a seguir. Es el faro, el que marca el rumbo, de un grupo que mezcla experiencia y veteranía, como Buffon en la portería, con juventud y descaro, Mario Balotelli en punta, jugador imprevisible que quiere repetir su actuación de la Eurocopa de 2012. Italia busca su quinto Mundial para igualar a Brasil como la más laureada. Pocas veces defrauda en las grandes citas.

“Chicharito” (México): Con 25 años, Javier Hernández ‘Chicharito’ ya es el tercer máximo goleador de la historia de su país tras Jared Borgetti (46) y Cuauthemoc Blanco (39). Disputa su segundo Mundial siendo la gran esperanza de la ‘Tri’ pese a una campaña para el olvido en el Manchester United. Los 20, 12 y 18 goles marcados cuando fue dirigido por Sir Alex Ferguson sirvieron de poco con la llegada de David Moyes al banquillo de los ‘diablos rojos’. Le faltó continuidad lo que le hace llegar fresco a la cita mundialista. Fue el jugador más rápido del Mundial de Sudáfrica (32,15 kilómetros por hora), y a esa velocidad México quiere recuperar protagonismo en el orden mundial, aunque sea si Carlos Vela que sigue renunciando a jugar con su país. Le echará de menos la delantera aunque ya cuenta con la rapidez, picardía y gol de ‘Chicharito’.

Drogba (Costa de Marfil): afronta una nueva oportunidad de reafirmar el poder africano en un Mundial Costa de Marfil, que llegará a Brasil con la fuerza física de su bloque engrandecida con la calidad que aportan Yaya Touré o Kalou y con la imagen de su líder, Didier Drogba en punta. Será su última gran cita, el tercer Mundial a sus 35 años, con 60 goles marcados en 98 internacionalidades que muestran el referente que es en el área. Un nueve puro, gran rematador de cabeza y con mucha calidad en sus dos pies, que ha guiado a su selección a sus cotas más altas y en su despedida se quiere superar.

Rooney (Inglaterra): la brillante generación inglesa con centrocampistas ‘todoterrenos’ como Frank Lampard y Steve Gerrard llega a su final en un Mundial, que será el tercero de Wayne Rooney. Metió goles desde la cuna y no se amilanó con el salto a la élite, pero Inglaterra necesita más de él para superar los cuartos de final, barrera que no traspasan desde 1990. El goleador del Manchester United se quiere desquitar de su peor año, víctima de un equipo que afrontó una campaña de transición con una plantilla que le alejó de la lucha por los títulos. Su carácter ganador siempre le conduce a luchar por más y en Brasil confía en su pegada para colarse entre las grandes estrellas.

Eto’o (Camerún): Diez años después y a pesar de su guerra con los altos dirigentes de la Federación de Camerún, regresa Samuel Eto’o a una cita Mundialista. Estuvo en Italia y Estados Unidos, y vuelve para dejar el sello que siempre ha dejado su selección en el torneo. Se ganó el corazón de todos con un fútbol de fuerza y raza. Eto’o, rehabilitado para la élite con su regreso al fútbol europeo gracias al Chelsea tras su retiro millonario ruso, vuelve a competir al alto nivel acompañado siempre por su olfato goleador. Con los años va perdiendo velocidad pero mantiene su fuerza en el remate.

ROBERTO MORALES.

EFE REPORTAJES

Deja una respuesta

Cerrar menú