Otto Rehagel, una leyenda alemana recibe el premio por su obra de vida

El entrenador Otto Rehhagel durante un partido. (EFE/Archivo)

Berlín, 26 ago .- El nombre de Otto Rehagel, un antiguo entrenador que ya ha alcanzado los ochenta años y que desde hace diez ha empezado a tocar piano, está asociado a éxitos imposibles como el de ser campeón de Europa con Grecia o la de ganar la Bundesliga con un equipo recién ascendido como el Kaiserslautern.

Lo primero fue algo que logró en 2004, contra todo pronóstico, y lo segundo lo consiguió en 1998. Antes había sido ya campeón alemán dos veces con el Werder Bremen, al que había llevado a la primera categoría. Con el Bremen, Rehagel ganó también dos veces la Copa de Alemania y una vez la desaparecida Recopa europea.

En cambio, lo que Rehagel no logró fue lo que hubiera podido considerarse como algo obvio: ganar la Bundesliga con el Bayern donde sólo estuvo una temporada que no terminó.

Esa biografía, por la que Rehagel recibirá el lunes el premio de la revista Sport Bild a la obra de toda su vida, hace de él un personaje que en cierta manera ha nadado siempre a contracorriente.

Muchos ven en Rehagel el rostro de un fútbol desaparecido, en el que las grandes transacciones financieras no tenían tanta importancia y en la que los pequeños tenían mayores posibilidades de plantar cara a los grandes.

Su estilo de trabajo también era peculiar. Los fichajes, en su época del Bremen, los hacía él y en contacto directo con el jugador que le interesaba.

“A los representantes yo no los conocía”, dijo Rehagel en una entrevista que publica hoy el dominical “Bild am Sonntag en sus páginas deportivas”. “Cuando quería un jugador, hablaba con él directamente”, agregó.

Este estilo de trabajo, según admite Rehagel en la entrevista, haría difícil que hoy él pudiera ser entrenador, aunque se siente en perfectas condiciones físicas y anímicas. Hoy, dice, demasiada gente interviene en las decisiones.

Además, con el aumento del costo de los fichajes y los sueldos, la desigualdad ha crecido.

“Cuando traje a Rudi Völler al Bremen pagamos 1,8 millones de marcos. Hoy un jugador así cuesta 80 millones. Yo estaba de igual a igual con el Bayern en el mercado de fichajes. Hoy el jugador se va a donde hay más dinero y ese lugar en la Bundesliga es el Bayern”, dijo.

Ante ello, Rehagel propone algo sorprendente en un conservador como él y es abrir los clubes a los inversores externos que en la Bundesliga sólo pueden tener el 49 por ciento de las acciones, con excepciones especiales para el Hoffenheim y el Bayer Leverkusen.

“Tenemos que abrirnos a los inversores, de lo contrario internacionalmente no tendremos posibilidades El éxito lo tiene el que tiene más dinero, no se puede ganar la Fórmula 1 con un Volkswagen”, dijo Rehagel que en su época del Kaiserslautern decía que el dinero no marca goles.

Del fútbol actual, hay muchas cosas que le molestan a Rehagel empezando, como el mismo dice, por el vocabulario.

“Por favor, no hagáis del fútbol un juego de ordenadores. Muchos jugadores saben hoy lo que es un seis diametralmente retrasado pero no saben disparar con la pierna izquierda”, dijo.

“Con fútbol de posesión o de contragolpe lo que importa sólo es una cosa, que el balón entre en la portería contraria. ¿Os imagináis la cara que hubiera puesto Völler si le hubiera dicho que iba a jugar de falso nueve?”, bromeó.

EFE/Rodrigo Zuleta

Deja una respuesta

Cerrar menú