NBA: 121-95. Butler sentencia una montaña rusa de partido en el derbi de Florida

El delantero del Miami Heat, Jimmy Butler, en una fotografía de archivo. EFE/ Rhona Wise

Miami (EEUU), 6 feb .- Los Miami Heat se quedaron con el derbi de Florida ante los Orlando Magic, imponiéndose este martes por 121-95 en una noche caracterizada por la irregularidad de ambos conjuntos, cerrada por Jimmy Butler en los últimos minutos.

Butler fue fundamental para entender el triunfo de Miami Heat con 23 puntos, de los cuales 10 llegaron en el último cuarto cuando llegó a acercarse Orlando por última vez. Es la sexta ocasión consecutiva en la que supera la veintena de puntos.

Además, fue una noche coral para los locales con hasta siete jugadores en dobles dígitos de anotación. Los 18 puntos de un Terry Rozier más adaptado, y los 14 de Bam Adebayo y Tyler Herro, ayudaron a alcanzar la victoria número 27 que iguala a ambos equipos en la tabla del Este.

Todos los jugadores estuvieron disponibles para Erik Spoelstra por primera vez en mucho tiempo, pero hubo una clara intención de repartir minutos y no sobrecargarles pensando en el partido ante los San Antonio Spurs de este mismo miércoles.

En Orlando hubo un único nombre sobre todos los demás, Paolo Banchero, que firmó 23 puntos y dio la cara durante todo el choque ante la falta de inspiración de sus compañeros

Miami salió en tromba, intenso en defensa y letal en ataque, una entrada en pista muy diferente a lo visto hasta el momento en esta temporada. Los de Spoelstra cosecharon un contundente parcial de 7-0 gracias al tiro exterior de Caleb Martin y Tyler Herro, más la intimidación de Bam Adebayo colgándose del aro hasta en dos ocasiones.

Un mate en contraataque del All-Star Paolo Banchero inauguró el marcador de Orlando, pero no frenó el imponente ritmo de juego que marcaban los locales. Con 11-2 era el momento de que Jamahl Mosley pidiera tiempo muerto y reordenara las ideas.

La irregularidad de los Magic volvió al parquet y lo aprovecharon los Heat para cerrar el primer parcial en 26-19. Un primer cuarto destacable porque ocho de los nueve hombres puestos en pista por Spoelstra lograron anotar.

La defensa de Orlando era excesivamente permisiva y logró elevar la confianza local hasta un basket casi perfecto, compartiendo el balón, corriendo, y ejecutando con eficacia. Desde el arco, primero Herro, y después otra vez Richardson, dejaron muy herido a su rival, que se desangró sin soluciones con el 48-28 al ecuador del segundo periodo.

Pero en el Kaseya Center no hay partidos tranquilos. Así, un equipo dormido pero talentoso como Orlando, hizo honor a su nombre y como por arte de magia, convirtió un muy desfavorable 55-37 en un alentador 56-49 en apenas dos minutos, justo al encarar el camino a los vestuarios.

La reanudación no cambió en exceso la dinámica del partido, bastante equilibrio con la ventaja para Miami de que el colchón estaba a su favor. Orlando acusó el pobre partido en anotación de hombres clave como Franz Wagner, Cole Anthony o Jalen Suggs.

El argumento para los Magic era Paolo Banchero y poco más. En el tercer periodo le arropó Wendell Carter Jr con 10 puntos, insuficiente para competirle a unos Heat en los que cualquiera podía anotar.

El tercer acto acabó dejando el choque visto para sentencia con un irrevocable 40-26 de parcial general, en el que Miaimi abusó en los triples, los puntos en la pintura y las segundas oportunidades. Así, alcanzaron hasta 24 tantos de renta.

A falta de un cuarto para la conclusión los locales se llevaban el derbi de Florida por 96-75.

El último órdago al partido por parte de Orlando coincidió con otra de las bajadas de esa montaña rusa en la que se convierte cada partido de los Heat, se situaron a 14 puntos (98-84) en apenas tres minutos de juego.

El choque precisaba de alguien que diera un golpe sobre la mesa y este fue Jimmy Butler. El alero generó él solo un 7-0 mediando el último cuarto, aprovechando el mal día de Wagner también en defensa.

Con 23 tantos de distancia, ambos técnicos decidieron dar por cerrada la noche y sentaron a sus hombres importantes. Los llamados ‘minutos de la basura’ dejaron un marcador definitivo de 121-95, que cierra la serie de cuatro enfrentamientos en liga regular a favor de los locales por 3-1.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio