La peruana Alexandra Grande apunta al primer podio olímpico del kárate

Fotografía del 09 de marzo del 2018 que muestra a la karateca peruana Alexandra Grande durante una sesión de entrenamiento en su ‘dojo’ de la ciudad de Lima (Perú). (EFE)

Lima, 26 mar .- La karateca peruana Alexandra Grande, sexta en el ránking mundial de kumite (-61 kg), disputará este año por primera vez todas las citas de la Liga Mundial (Premier League) para seguir escalando posiciones y mejorar su nivel, con miras a estrenar en Tokio 2020 el primer podio olímpico de la historia del kárate.

“Desde que me enteré de que mi deporte es olímpico, es un nuevo sacrificio de más concentración, cuidado y entrenamiento. Estoy cerquita de meterme entre las cuatro primeras del ránking, que van directas a Tokio 2020. Soy una chica de retos. He llegado aquí y puedo llegar arriba”, dijo Grande en una entrevista a Efe.

Siempre acompañada de su entrenador, Roberto Reyna, quien la instruye desde niña, Grande tampoco quiere perderse este año los Juegos Suramericanos de Cochabamba (Bolivia), en mayo, ni los Mundiales de noviembre en Madrid, que considera su “segunda casa” por el tiempo que pasa entrenando en esa ciudad cuando no está en Lima, donde nació hace 28 años.

“Siempre entreno con las ganas de demostrar que voy a ser la mejor del mundo. El trabajo que estoy realizando con mi entrenador es muy fuerte y se van a sorprender mucho de cara al Mundial”, anticipó Grande.

La deportista reconoció que le dio “una cólera inmensa” que Lima fuera cancelada como sede del campeonato mundial y este pasase a hacerse en Madrid.

“Hubiese cambiado la visión a deportistas y entrenadores de ‘dojo’. El nivel mundial es muy fuerte. No es nada fácil estar dentro de los mejores del mundo y esa visión hubiese ayudado al kárate peruano para incrementar su nivel en todo el país”, lamentó.

No obstante, la karateca admitió que competir en Madrid es para ella como hacerlo en casa, pues buena parte del tiempo que está fuera de Lima lo pasa en Madrid.

“España es el país que más conozco. Tengo amistades hermosas ahí. He conocido un entrenador magnífico que me ha ayudado mucho: Johnny Huertas. Nos da espacio para entrenar y prepararnos”, comentó.

A pesar de que el año pasado no le fue nada mal, con oros en dos torneos de la Liga Mundial y en los Juegos Mundiales, además de una plata en los Juegos Bolivarianos, no pudo ir a todas las citas de la Liga porque la Federación Deportiva Peruana de Kárate estaba sin dirigentes, lo que hizo que ella pagara de su propio bolsillo algunos viajes.

“Este año el Instituto Peruano del Deporte (IPD) me está apoyando muchísimo y gracias a ello iré a todas las Premier League. Estoy muy contenta por ello, porque no puedo verme perjudicada hasta que la federación pueda organizarse”, valoró.

A Grande el kárate le llegó por su madre, “tercera en un panamericano y segunda en un sudamericano”, quien fue su primera entrenadora cuando ella, a los 7 años, decidió que también quería hacer kárate.

Pero su futuro en este deporte cambió cuando al poco tiempo paso a ser formada por Roberto Reyna, su actual entrenador.

“Hasta ahora sigue a mi lado. Para mí es como mi segundo papá. Es entrenador y un gran amigo, y también mi psicólogo deportivo. Me ha ayudado en todo, tanto en mi vida personal como en mi carrera profesional”, destacó.

“Tener el apoyo de tu entrenador es muy importante y yo lo tengo siempre de él. Es uno de los mejores entrenadores que tenemos. Espero que lo valoren más”, agregó.

Con los consejos y técnicas de Reyna, Grande busca constantemente la manera de mejorar hasta el último detalle, incluida la dieta, que le obligó a sacrificar la “riquísima comida peruana” para “reducir grasa, ser más veloz y fuerte”.

“No fue nada fácil quitar los dulces y el arroz, pero si uno quiere ser una de la mejores del mundo, hay que lucharla y no me puedo desviar del camino. Por ese camino sigo hasta ahora con mis 28 años y creo que todavía doy para más”, afirmó.

EFE/Fernando Gimeno

Deja un comentario

Cerrar menú