La final de Copa alemana, un partido con sabor a despedida

Jupp Heynckes, entrenador del Bayern Múnich, durante el entrenamiento del 18/05/2018 en Berlín, Alemania, previo a la final de la Bundesliga contra el Eintracht Frankfurt. (Foto: Soeren Stache/dpa)

Por Andreu Jerez

Berlín, 18 may .- Bayern Múnich y Eintracht Frankfurt disputarán mañana una final de la Copa de Alemania con marcado sabor a despedida: Jupp Heynckes dirá adiós al banquillo bávaro y entregará el testigo a Nico Kovac, todavía técnico del Frankfurt.

La final en el Estadio Olímpico de Berlín supondrá el punto final para la carrera como técnico de Heynckes, quien en realidad ya había dado por cerrado su capítulo como entrenador en 2013 tras ganar el triplete de Liga, Copa y Champions con el Bayern.

Jupp, como se lo conoce popularmente, asumió, sin embargo, las riendas del Bayern a inicios de esta temporada después de que el club bávaro despidiese al italiano Carlo Ancelotti por los malos resultados del equipo, que finalmente se proclamó campeón de la Bundesliga de la mano de Heynckes.

“Toda esta situación era impensable, no me la podía haber imaginado. Por eso, para mi esta final es como un partido en el Wembley alemán, una experiencia preciosa. Será, sin duda, un momento álgido en mi biografía como entrenador y también con el Bayern Múnich”, dijo hoy Heynckes en la rueda de prensa previa a la final.

Al ex futbolista y técnico de 73 años le espera, por tanto, un emocional encuentro. “Está claro que el partido trae consigo un poco de nostalgia. Nos gustaría añadir un nuevo éxito”, dijo esta semana Heynckes, dejando claro que su equipo quiere hacer valer su condición de favorito en la final de Berlín.

Enfrente estará el entrenador Nico Kovac, quien se despide de su actual club con sabor agridulce: desde que a mediados del pasado abril anunciase su fichaje por el Bayern Múnich, el técnico de origen croata de 46 años se ha visto perseguido por la polémica y las críticas de la hinchada.

La polémica empañó además la última fase de la temporada del Eintracht Frankfurt, al que salvó del descenso en 2016: los de Kovac sólo consiguieron ganar sólo uno de los últimos cinco partidos de la Bundesliga y cayeron así hasta la octava posición, lejos de la clasificación directa para competiciones europeas.

Preguntado hoy en rueda de prensa sobre su futuro como entrenador del Bayern, Kovac no dejó espacio para las especulaciones: “El ahora es lo decisivo. Para ustedes, los medios, está situación es muy divertida e interesante, pero nosotros nos centraremos en el partido. Lo que pase después, no es importante”.

Sólo una victoria copera ante el todopoderoso Bayern podría maquillar la agridulce despedida de Kovac, que incluso podría tener que oír este sábado silbidos y gritos de rechazo desde la hinchada del Frankfurt en el Estado Olímpico de la capital alemana. “Es un bonito regalo de despedida”, dijo hoy, con todo, Kovac.

En el capítulo meramente deportivo, la vuelta a una convocatoria del arquero de Bayern Manuel Neuer, lesionado desde el pasado septiembre, será la gran novedad.

Neuer, quien entró finalmente en la lista provisional del seleccionador alemán para el Mundial, podría contar así con una primera oportunidad para demostrar a Joachim Löw que merece viajar a Rusia. “No jugará de inicio”, confirmó hoy Heynckes, quien, sin embargo, tampoco descartó que pudiera tener algunos minutos.

El delantero Thomas Müller sí volverá previsiblemente al once inicial del Bayern tras haber superado un infección estomacal. Jérôme Boateng, Arturo Vidal y Arjen Robben, tres de los puntales del Bayern, serán por su parte baja en la final por lesiones, como ya confirmó el club bávaro.

DPA

Deja un comentario

Cerrar menú