Garnero y Santa Cruz llevan al Olimpia al “tetracampeonato”

AME4203. ASUNCIÓN (PARAGUAY), 08/12/2019.- Jugadores de Olimpia celebran un gol este domingo, en el Torneo Clausura 2019 de la Liga de Paraguay, entre Olimpia y Guaraní, en el estadio Manuel Ferreira de Asunción (Paraguay). EFE/ Nathalia Aguilar

Asunción, 8 dic .- Olimpia conquistó este domingo el Clausura de Paraguay al empatar con Guaraní 2-2 y completar dos temporadas de ensueño al lograr el tetracampeonato de la mano del técnico argentino Daniel Garnero y de Roque Santa Cruz, que a sus 38 años experimenta una segunda juventud.

Dos goles se anotó ante Guaraní el exjugador del Málaga español, que a falta de una fecha para que se termine el Clausura encabeza la tabla de goleadores, con 14 dianas.

Dos goles que sirvieron para que Olimpia conquistara el torneo, ya que le valía con el empate pese a lo que hiciera Libertad, el escolta, a seis puntos y que este domingo ganó al descendido Santaní 2-0.

Y que culminan un proyecto que dio comienzo cuando la directiva de Olimpia se fijó en Garnero, de 50 años, y que precisamente había llevado al título a Guaraní en 2016.

La sociedad Olimpia-Garnero arrancó a principios de 2018, año en que el conjunto de Asunción hizo el doblete al llevarse a sus vitrinas el Apertura y el Clausura.

Para entonces ya estaba en el equipo Santa Cruz, que retornó en 2016 a Olimpia, en cuya cantera había surgido, dejando atrás 17 años de carrera en el exterior, ocho de ellos en Alemania (Bayern de Múnich), cuatro en Inglaterra (Manchester City y Blackburn Rover), cuatro en España (Betis y Málaga) y uno en México (Cruz Azul).

Con ese tándem se repitió este año el éxito, al obtener Olimpia el título del Apertura con tres jornadas de antelación y sin conocer la derrota, y ahora el Clausura a falta de un partido.

A Garnero se le concede que ha sabido cohesionar la experiencia de referentes como Santa Cruz con algunos jugadores de la cantera, y con ello configurar un bloque que no ha fallado en estos dos años.

Así, en el arco se ha afianzado Alfredo Aguilar, apoyado en la defensa por el colombiano Sergio Otálvaro y por el uruguayo Maximiliano Olivera, que han devuelto con honores la confianza depositada en ellos el técnico.

Al igual que Alejandro Silva, el otro charrúa del once titular, uno de los pilares de la zona media.

Para la gestión del juego, Garnero confió en la experiencia de Rodrigo Rojas, de 31 años, y Richard Ortiz, de 29 años y curtido en la casa.

Pero el revulsivo de este Clausura ha sido Santa Cruz, que en los últimos encuentros de este Clausura ha dado un explosiva muestra de poder ofensivo y de fortaleza física que debería dar que pensar a los más jóvenes.

Si bien era una pieza clave en el esquema de Garnero, su do de pecho como hombre gol se dio el pasado 24 de noviembre y ante el histórico rival de Olimpia, el Cerro Porteño, que cayó por 4-2, con cuatro tantos de Santa Cruz.

Siguiendo con la racha, y manteniendo un olfato goleador que los años no han difuminado, Santa Cruz dio después el tanto del triunfo 0-1 ante Deportivo Capiatá.

Y se disparó con otros tres goles en la victoria de 4-1 frente al Sportivo San Lorenzo.

Para cerrar este domingo con los goles que dieron a su equipo su título número 44.

Si bien la espina clavada de Olimpia sigue siendo hacer historia en la Copa Libertadores, que ganó en 1979, 1990 y 2002

EFE

Deja un comentario

Cerrar menú