Francia y su objetivo: parar al “influyente” Messi

Los jugadores de la selección francesa Paul Pogba y Steve Mandala. (Twitter)

Kazán (Rusia), 29 jun (dpa) – La selección francesa de fútbol se marcó un nuevo objetivo en el Mundial de Rusia: parar a Lionel Messi.

Argentina espera mañana a los galos en uno de los choques por los octavos de final y, según dio a entender el seleccionador Didier Deschamps, el billete a cuartos para los suyos pasa por conseguir “limitar la influencia” del astro de la “Albiceleste”.

“Messi es Messi, un jugador capaz de marcar la diferencia con muy poco”, destacó hoy Deschamps en la rueda de prensa previa al duelo que se disputará en el Arena de Kazán.

“Cuando juega con Argentina, hay diversas soluciones para intentar limitar su influencia. Pero hay que recordar que Argentina no es sólo él, sino también Mascherano, por ejemplo, que jugó un montón de partidos internacionales”, agregó.

Pese a no haber rendido hasta ahora al nivel que se le suponía, la estrella del Barcelona sigue siendo la gran preocupación de un equipo cargado de jóvenes talentosos que en lo que va de Rusia 2018 tampoco estuvieron a la altura que se esperaba de ellos.

Lo temen quienes lo conocen de enfrentarlo en la Liga española; quienes comparten vestuario con él en el club azulgrana -Samuel Umtiti y Ousmane Dembélé- y hasta toda una institución periodística como “L’Équipe”.

“¡No pasará!”, tituló en su edición el prestigioso diario galo, sobre una foto de Messi intentando zafarse de cinco defensores franceses.

“La misión de ‘Les Bleus’ está clara. Si quieren clasificarse para cuartos, deben neutralizar a Lionel Messi, la gran baza de los argentinos”, subtituló “L’Équipe.

“Es normal que se hable de Messi, es un jugador único y nadie se puede comparar a él en velocidad y en explosividad. Mañana, además, seguramente habrá más espacio que en los tres partidos anteriores, así que tendremos que estar a nuestro mejor nivel”, convino hoy Hugo Lloris, el hombre que defenderá el arco francés ante las embestidas de Messi y los suyos.

Deschamps, lejos de contradecirlo, equiparó la influencia del cinco veces Balón de Oro a la que Ronaldo Nazario tenía en el Brasil que cayó ante Francia en la final de la Copa del Mundo de 1998.

“Salvando las diferencias, porque esto son unos octavos y aquello era una final, ambos son dos jugadores inmensos, si bien totalmente diferentes”, afirmó Deschamps, miembro de aquel equipo que se proclamó campeón del mundo frente al “Fenómeno” y los suyos.

“Pero la influencia que Ronaldo tenía sobre Brasil y la que Messi tiene sobre Argentina son parecidas; tendremos que tener precauciones”, continuó uno de los “capos” de aquella selección.

Veinte años después, ya como seleccionador, Deschamps recurrió a los futbolistas que compiten con Messi en la Liga española para armar un plan que pueda frenar al crack del equipo dirigido por Jorge Sampaoli.

“Hay situaciones que se pueden repetir”, señaló el preparador de los “Bleus” en alusión a las veces que el 10 no consiguió ser desequilibrante con el Barcelona.

“Pero igual sigue siendo Messi y, con su talento, puede hacer mucho con muy poco; come aparte porque es imprevisible”, continuó, sin desvelar sus cartas, más allá de anunciar que mañana no podrá contar con Benjamin Mendy pero sí con Lucas Hernández.

El as francés, en cualquier caso, lo conoce Messi y todo el mundo: Antoine Griezmann.

“Es cierto que Antoine no empezó de la mejor manera y que necesitamos a Griezmann a su mejor nivel, pero él lo da todo para que así sea y los 65 minutos que jugó contra Dinamarca le vinieron muy bien”, concluyó un rotundo y sonriente Deschamps.

DPA/Noelia Román

Deja un comentario

Cerrar menú