Francia impone su pragmatismo ante Bélgica para llegar a la final

Los jugadores de la seleccion de futbol de Francia saludan al publico. (Twitter)

San Petersburgo, 10 jul .- Más pragmática que vistosa, Francia impuso hoy el peso de la historia ante Bélgica para acceder a la final del Mundial de fútbol de Rusia con una victoria por 1-0 sobre los “diablos rojos” en San Petersburgo.

Un cabezazo de Samuel Umtiti a los 51 minutos dio la victoria a los dirigidos por Didier Deschamps, que irán el domingo en busca de su segundo título mundial ante el ganador del encuentro que mañana jugarán Croacia e Inglaterra en el estadio Luzhniki de Moscú, el mismo escenario del duelo decisivo.

Será la tercera final del mundo para Francia tras alzar el trofeo más preciado del fútbol jugando en casa en 1998 y caer en la definición de Alemania 2006 ante Italia por penales. Los “bleus” tendrán además la oportunidad de tomarse revancha de la dolorosa derrota ante Portugal en la Eurocopa que Francia organizó dos años atrás.

La “generación dorada” belga, en cambio, se queda a las puertas de su primera final mundial. El sueño de los dirigidos por Roberto Martínez, que hilvanaban un invicto de 24 partidos, chocó ante la practicidad y la jerarquía francesa.

Francia logró el triunfo a pesar de haber contado con apenas el 40 por ciento de la posesión del balón y de haber completado 294 pases por los 565 de Bélgica. Todo un símbolo de lo que está siendo el Mundial de Rusia.

“Debemos ser pragmáticos y también realistas. Nos enfrentamos a un gran equipo como Bélgica. Ellos tuvieron un mejor control del balón, pero nosotros logramos hacerles daño”, dijo Deschamps. Un análisis en el que coincidió Antoine Griezmann: “Hemos estado muy bien atrás”.

A los jugadores belgas, sin embargo, no les hizo mucha gracia. “Francia jugó al antifútbol”, señaló el portero Thibaut Courtois. “No he visto nunca a un delantero jugar tan lejos del área rival”, añadió sobre el atacante francés Olivier Giroud.

Eden Hazard, el capitán belga, fue igual de duro. “Prefiero perder como esta Bélgica que ganar como esta Francia”, lanzó el mediapunta.

A juzgar por lo exhibido por ambos equipos en el torneo, el encuentro de hoy era considerado una final anticipada. Bélgica llegó a la semifinal tras ganar sus cinco partidos con un fútbol notable y dar el golpe ante Brasil en cuartos de final, mientras que los galos apenas habían cedido un empate en un intrascendente encuentro ante Dinamarca en la fase de grupos.

Antes de celebrar, Francia debió sufrir en un comienzo del partido que tuvo como dueño a Hazard. El jugador del Chelsea ingresó encendido y enloqueció a la defensa francesa a puro vértigo, pero con el correr del partido se fue apagando.

En sus pies estuvo la primera jugada de peligro del encuentro, un disparo raso cruzado que salió apenas desviado tras recibir una asistencia de Kevin de Bruyne.

Lo tuvo nuevamente Hazard poco después con otra jugada que generó en el sector izquierdo del ataque. El astro belga sacó un latigazo y Raphael Varane desvió de cabeza al córner.

El equipo de Roberto Martínez tuvo la más clara de la etapa a los 21′, cuando Toby Alderweireld se encontró con un balón suelto tras un córner y obligó a una estirada notable de Hugo Lloris.

“¡Allez les bleus!” comenzó a cantar entonces el reducido grupo de hinchas franceses apostado detrás del arco de Lloris intentando levantar a su equipo. Y Francia se despertó.

Poco a poco empezó a aparecer Griezmann con varios toques de su calidad y el equipo de Deschamps asomó la cabeza. El delantero del Atlético de Madrid tuvo una buena posibilidad en el borde del área, pero su remate se fue alto. Y en otra acción combinó bien con Kylian Mbappé, pero Giroud, la pata más floja del tridente ofensivo francés, no logró conectar.

La acción más clara de Francia en la etapa inicial llegó a los 39′, con una asistencia de Mbappé a Pavard y un remate que Thibaut Courtois sacó con el pie en forma espectacular.

Con ese impulso salió Francia en la segunda mitad y como premio tuvo la apertura del marcador. Griezmann lanzó un córner con mucha rosca y Umtiti se anticipó de cabeza al gigante Marouane Fellaini para abrir el marcador.

El gol liberó a Francia. Mbappé y Griezmann siguieron haciendo de las suyas y el joven crack del Paris Saint-Germain asistió a Giroud con una maravillosa pisada de taco, pero el delantero del Chelsea no estaba en su noche.

En cualquier caso, Francia ya tenía la ventaja que necesitaba y se replegó bien en el fondo, sin dar espacios a un equipo belga que careció de ideas. Hazard se fue apagando, tampoco apareció De Bruyne y Francia apenas pasó contratiempos.

Los “bleus” incluso pudieron haber ampliado el marcador en el contragolpe, pero no fue necesario. Los de Deschamps lograron sostener la ventaja casi sin pestañear para acceder a la final, ese lugar que por ahora, y más allá de las sorpresas que se vivieron en Rusia, sigue estando reservado a los grandes de la historia.

DPA/ Tomás Rudich

Deja una respuesta

Cerrar menú