Fichaje de Tapia por Celta ratifica a los Países Bajos como trampolín de peruanos

Imagen de archivo del centrocampista peruano Renato Tapia. EFE /Raúl Martínez /Archivo

Lima, 21 jul .- El fichaje del centrocampista peruano Renato Tapia por el Celta de Vigo anunciado este martes tras terminar su contrato en el Feyenoord ratifica a los Países Bajos como el mejor trampolín de los futbolistas peruanos para llegar a las grandes ligas europeas en los últimos años.

Tapia ha seguido el ejemplo que dejó años atrás su compañero de selección, Jefferson Farfán, que acumuló experiencia en el PSV Eindhoven durante cuatro temporadas antes de dar el salto a la Bundesliga para vestir la camiseta del Schalke 04.

El nuevo jugador del Celta no solo ha pasado siete años jugando en los Países Bajos como un paso intermedio entre Perú y España, sino también para lograr un pasaporte comunitario y así tener más posibilidades de recalar en una de las grandes ligas de Europa.

La holandesa es una de las pocas ligas europeas que no tiene límite de jugadores extracomunitarios por equipo, un condicionante que resulta una importante barrera para que jugadores peruanos puedan dar directamente el salto a España, Italia o Alemania.

ESPERA CONSCIENTE

De esta circunstancia era muy consciente Tapia, que prefirió mantenerse en los Países Bajos pese a no jugar demasiados minutos en el Feyenoord antes que cambiar de país, una decisión avalada por el director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol, Juan Carlos Oblitas, y el seleccionador, el argentino Ricardo Gareca.

“Para un jugador sudamericano es importante tener un pasaporte comunitario. La gente no sabe que son muy pocas las ligas donde no hay límite de cupos para jugadores extracomunitarios. Son muy pocas y no son tan competitivas como la inglesa, la española o la alemana”, dijo Tapia en una entrevista en mayo.

Ese empeño le llevó a rechazar el interés de clubes como Boca Juniors y Cruz Azul pese a jugar pocos minutos en la liga neerlandesa, y la espera está a punto de dar sus frutos, pero la pandemia ha retrasado todo el trámite. “Hay que esperar”, dijo Tapia.

NO COMUNITARIO

Pese a no tener el pasaporte en la mano, esa circunstancia no fue impedimento para fichar por el Celta, como contó este martes su representante, Carlos Gonzáles, a RPP Noticias. “Es probable que tenga que utilizar una plaza de extracomunitario en caso no se completen los documentos para el inicio del torneo. De completarse, ya podría jugar como comunitario”, agregó Gonzáles.

A Tapia le llegó la ansiada opción de ser comunitario en coincidencia con el fin de su contrato en el Feyenoord. El peruano ya anunció que no continuaría en el club tras cancelarse por completo lo que restaba de temporada en los Países Bajos a causa de la COVID-19, y eso le dio libertad para elegir la opción del Celta.

Ahora el centrocampista peruano recalará en Balaídos con 24 años y la ambición de hacerse titular en la medular del conjunto celeste igual que lo consiguió en la selección peruana, donde es fijo en las alineaciones de Gareca junto al volante Yoshimar Yotún.

CLAVE EN PERÚ

A su edad, Tapia ha sido pieza clave en la histórica clasificación de Perú para el Mundial de Rusia 2018, tras 36 años de ausencia de la Blanquirroja en la Copa del Mundo y de alcanzar la final de la Copa América de 2019, disputada en el Maracaná ante el anfitrión Brasil, que fue el campeón.

La apuesta de Tapia por Holanda fue a largo plazo, pues el peruano llegó en 2013 al fútbol holandés con apenas 17 años sin haber debutado antes en ningún equipo de la primera división de Perú.

Tras algunas destacadas actuaciones en las divisiones inferiores de la selección peruana, Tapia salió de la Academia Esther Grande de Bentín para pasar al filial del Twente, donde al año siguiente debutó en el primer equipo, con 19 años.

En el mercado de invierno de la temporada 2015-2016 fue fichado con 20 años por el Feyenoord por 2,5 millones de euros, pero no logró consolidarse como titular hasta la campaña 2017-2018. En esos tres años el equipo ganó una liga, una copa y una supercopa.

A la temporada siguiente volvió a perder protagonismo en el equipo holandés y en enero de 2019 salió cedido hasta final del curso al Willem II.

En el Celta de Vigo, donde en la temporada 96-97 ya jugó su compatriota José Guillermo ‘Chemo’ Del Solar, tendrá la misión de reemplazar las bajas del croata Filip Bradaric y el senegalés Pape Cheikh, que regresan al Cagliari y al Olympique de Lyon, respectivamente, tras finalizar sus cesiones.

EFE

Deja una respuesta

Cerrar menú