En el nombre del padre

Timothy Weah, hijo del legendario George Weah. EFE/EPA/Neil Hall

Doha, 22 nov .- Todo el mundo se centró en Gareth Bale -ganador de cinco Ligas de Campeones con el Real Madrid-, que a los 33 años debutó en un Mundial con un gol de penalti que sirvió para nivelar el primer encuentro mundialista de Gales, 64 años después de su primera comparecencia en el torneo. Pero en el Estados Unidos-Gales revivió el espíritu de George Weah, mito del fútbol africano y uno de los grandes jugadores de la historia.

Porque si Bale, que acaba de ganar la liga norteamericana con el Los Angeles FC, sobresalió en la noche del lunes, no fue para menos la destacada actuación de Timothy Weah, hijo del legendario jugador que antes de convertirse en el Presidente de Liberia destacó en los terrenos de juego, triunfando, en los últimos quince años del pasado siglo, entre otros, en el Monaco, PSG y Marsella franceses, en el Milan italiano y en el Manchester City inglés.

Weah, de 56 años, ganó trofeos en todos los equipos europeos en los que militó. Y en 1985 se convirtió en el primer africano en ganar el Balón de Oro, Pero Liberia nunca jugó un Mundial. Y George nunca participó en una fase final del más importante torneo futbolístico por naciones del mundo.

Sí lo acaba de hacer, y además de forma sobresaliente, su hijo Tim, de 22 años, que el lunes no sólo jugó su vigésimo séptimo partido internacional con el ‘Team USA’, sino que marcó el tanto que abrió el marcador (el quinto con su selección); que sólo pudo igualar, para forzar el empate, el astro de Cardiff. De penalti y falta de ocho minutos para el final del tiempo reglamentario. Que en este Mundial se está prolongando casi diez minutos de media por partido.

Tim Weah, que juega en el Lille, demostró que lleva los genes familiares. Es rápido y vertical. No duda. Es valiente y sigue la filosofía ganadora que quiere imprimir al equipo estadounidense Gregg Berhalter, que en su día se convirtió en el primer mundialista del Crystal Palace inglés al defender la camiseta de las barras y las estrellas en el Mundial de Japón y Corea del Sur de 2022, en el que sólo cedió en los cuartos de final -y por la mínima- ante Alemania, a la postre finalista: derrotada en la final por el Brasil del irrepetible Ronaldo Nazario.

George Weah nunca jugó un Mundial. Pero su hijo acaba de debutar en uno con sobresaliente alto.

Tim no vaciló, tras recibir un pase al hueco de uno de los pesos pesados del equipo, Christian Pulisic. Reaccionó sobre la marcha. La cruzó con el exterior del empeine y completó, con un gran gol, una preciosa jugada. A diez minutos del final de una primera parte que dominó claramente Estados Unidos, antes de ceder el protagonismo a los galeses y de que Bale saltase, de nuevo a los titulares.

Con 22 años y una larga carrera por delante, a Tim aún le queda mucho para poder ser comparado con George. Pero su calidad es indudable. Y no cabe la menor duda de que su padre, el presidente de Liberia, está muy orgulloso de él.

EFE
Adrián R. Huber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba