En El Cairo, una academia para buscar nuevos Mohamed Salah

Niños egipcios entrenan en la Liverpool International Academy, en la moderna localidad de Madinaty, a 40 kilómetros de El Cairo, el 11 de marzo de 2018. (AFP / Jaled Desuki)

El Cairo – En el césped impecable de la British International School de Madinaty, una periferia con alto nivel de vida en El Cairo, aprendices de futbolistas con camisetas rojas sueñan con convertirse en Mohamed Salah, la estrella egipcia del Liverpool.

Rodeado de carreteras nuevas y de bonitos edificios, el terreno de la Liverpool Academy alberga a jóvenes amantes del fútbol, de 5 a 18 años.

“¡A mí! ¡A mí!”, lanza Yehia Hammad a sus compañeros agitando los brazos. ¿El jugador preferido de este apasionado de ocho años? “Mohamed Salah”, responde con orgullo este niño con un pelo parecido al goleador de la Premier League, originario en cambio de un pueblo pobre del norte de Egipto.

“Me gusta el fútbol porque es toda mi vida”, lanza Yehia bajo la mirada atenta de su padre, Mostafa Hammad, directivo en una empresa farmacéutica danesa y gran aficionado también a este deporte.

– Clases acomodadas –

El sueño de Yehia es convertirse en el nuevo Mohamed Salah, “e incluso ser mejor que él”, afirma.

Para intentar conseguirlo, sus padres pagan casi 8.000 libras egipcias (unos 360 euros) cada año como gastos de inscripción.

Contando el precio de la equipación, participaciones en los campeonatos o sesiones en el nutricionista, gastan más de 22.000 libras (unos 1.000 euros) por año, en un país donde el salario mensual medio no supera los 200 euros.

Según Hammad, las academias internacionales inculcan unos métodos que faltaban en Egipto.

“Con la presencia de estas academias, de estos valores, de esta constancia, pienso que el período que viene dará excelentes jugadores”, espera.

La Liverpool Academy trata de alejar a sus alumnos de “cualquier estrés sobre llegar a ser un Mohamed Salah”, asegura el entrenador jefe, David Ridler, un exfutbolista nacido en Liverpool, que llegó a este centro hace seis años.

“Nuestro programa consiste en llevar el Liverpool hacia otro país”, explica, precisando que las academias dependen directamente del club inglés.

Los alumnos vienen de las clases acomodadas. Como la mayoría de sus camaradas, Yehia Hammad se expresa tanto en árabe como en inglés.

Antes de ponerse las botas para entrenarse varias veces por semana, estos chicos pasan sus jornadas en escuelas privadas internacionales donde la lengua de Shakespeare es obligatoria.

Aunque le gusta el Liverpool, Yehia es también seguidor del Real Madrid, como muchos aficionados egipcios, que son fanáticos del club blanco o del FC Barcelona.

Pero los Reds ganaron en popularidad desde la llegada esta temporada de Mohamed Salah, verdadero icono en Egipto, unos de los principales artífices de la clasificación de la selección nacional al Mundial-2018, tras 28 años de ausencia.

– Fenómeno reciente –

Los goles que marca y su rapidez suscitan la admiración de Yehia y sus compañeros. Pero no solo eso. “Es un hombre bueno”, señala el joven. Mohamed Salah se beneficia de una gran estima en Egipto por su discreción y sus acciones caritativas.

Como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi, otros ídolos de estos niños, Mohamed Salah salió de una clase social menos favorecida y no pasó por centros de formación prestigiosos como la Liverpool Academy.

Pero es el talento de estas estrellas del fútbol y su éxito lo que condujo a la expansión de las academias en Egipto, constata Mohamed Khaled, alias “Beebo”, entrenador y director técnico de la Liverpool Academy de El Cairo.

“Que un Messi, un Ronaldo o un Salah salga de las academias llevará tiempo”, previene. La presencia de estos centros es un fenómeno reciente en Egipto.

Convertirse en un futuro Mohamed Salah es una “ambición” o el tipo de “valores” que la Liverpool Academy busca animar, añade Beebo.

Fuera de Madinaty, la Liverpool Academy de El Cairo se ha implantado en Rehad y New Cairo, otras nuevas ciudades de alto nivel económico de la periferia de la capital, lejos de las callejuelas no asfaltadas del modesto pueblo natal de Mohamed Salah en Gharbeya, en el norte de Egipto.

AFP

Deja un comentario

Cerrar menú