El Real Madrid mantiene su velocidad en el liderato y Messi hace historia

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo, celebra el cuarto gol del equipo ante la Sociedad Deportiva Eibar con el entrenador, Carlo Ancelotti. (EFE)
El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo, celebra el cuarto gol del equipo ante la Sociedad Deportiva Eibar con el entrenador, Carlo Ancelotti. (EFE)

Madrid, 22 nov (EFE).- Un 0-4 al Eibar reforzó el liderato del Real Madrid, que enlazó su noveno triunfo liguero y respondió a la persecución del Barcelona y del Atlético de Madrid, ambos ganadores ante Sevilla (5-1) y Málaga (3-1), respectivamente, en el día en que Lionel Messi ya es el máximo goleador de la historia de la Liga.

El equipo blanco ni se mueve de la cima ni baja el ritmo imponente con el que maneja la clasificación. Lo reafirmó en Ipurúa con un incontestable 0-4, abierto con un gol del colombiano James Rodríguez, con fuera de juego previo del francés Karim Benzema, que marcó otro tanto, y con doblete del portugués Cristiano Ronaldo, lanzado en la tabla de ‘artilleros’ con 20 dianas en 12 jornadas.

Una victoria más, la novena consecutiva en la Liga y la decimocuarta sucesiva en encuentros oficiales, y otra demostración del potencial del Real Madrid, que ha marcado 36 goles desde entonces en el campeonato y sólo ha recibido cinco. Ha resuelto sus últimos tres desplazamientos en el torneo con un 0-5 y dos 0-4.

Por detrás, a dos puntos, le sigue el Barcelona, hoy con un protagonista por encima de todos: el argentino Lionel Messi. Sus tres goles no sólo impulsaron la convincente victoria azulgrana sobre el Sevilla (5-1), sino que le permitieron marcar un récord inigualable en las 84 temporadas disputadas de la Liga española.

Nadie ha marcado más goles que él en esta competición, con 253 tantos en 289 partidos, ya por encima del registro del mítico Telmo Zarra (251). Lo igualó con el 1-0, con un fenomenal lanzamiento de falta en el minuto 21; lo batió con el 4-1 en el 72 y lo aumentó con el 5-1 en el 78 para firmar una proeza hasta ahora inalcanzable.

Entre medias, el Sevilla logró un fugaz empate (1-1, m. 47), con un tanto de Jordi Alba en propia puerta. Sólo le duró dos minutos, hasta que el brasileño Neymar firmó el 2-1 (m. 49). Luego llegó el 3-1 de Iván Rakitic y la fiesta de Messi, manteado por sus compañeros cuando anotó el cuarto gol y una vez concluido el choque.

No fue una victoria más para Messi ni para el Barcelona, que anuló cualquier duda sobre su rendimiento con un buen partido, después de dos derrotas y la sufrida victoria en Almería en la anterior jornada. De inicio, Luis Enrique, su técnico, alineó a Gerard Piqué y al ‘tridente’ Neymar-Messi-Luis Suárez.

La tercera plaza, a la espera del marcador del domingo del Valencia contra el Levante, es ahora del Atlético de Madrid, que avista el liderato a cuatro puntos de distancia con una victoria tan imprescindible como práctica frente al Málaga, que llegó al Calderón como revelación del curso y se marchó de ahí con un 3-1 en contra.

El equipo rojiblanco fue superior de principio a fin, con el partido bajo su control y su ritmo, y dominó el marcador desde el minuto 12, con una acción de estrategia desde el córner lanzada por Koke y rematada en el primer palo por el portugués Tiago Mendes. Antes del descanso, el francés Antoine Griezmann anotó el 2-0.

Sólo sufrió el Atlético por el resultado en unos instantes, a raíz del 2-1 marcado con un difícil remate del paraguayo Roque Santa Cruz, pero la posterior expulsión por doble amarilla de Samuel y el 3-1 del uruguayo Diego Godín apagaron la reacción y frenaron la racha de cinco triunfos consecutivos del hoy gris conjunto andaluz.

En Riazor, un empate sin goles entre Deportivo de La Coruña y Real Sociedad cerró los partidos del sábado, en el debut del escocés David Moyes en el banquillo del conjunto donostiarra, que aún no ha ganado esta temporada como visitante y que tampoco alteró esa dinámica con el nuevo técnico, pero sigue fuera del descenso.

Los dos suman diez puntos. Sólo una cuestión de goles mantiene por detrás al equipo coruñés, que atacó más en el segundo tiempo que la Real, a la que arrinconó por momentos en el tramo final, pero que encadena su cuarto partido sin victoria y continúa al borde de las posiciones directas a Segunda, con la inquietud para ambos de que alguna combinación de marcadores entre mañana y el lunes podría situarles de nuevo en descenso.

Deja un comentario

Cerrar menú