El Marsella de Bielsa no arranca en 2015

El técnico argentino del Olympique de Marsella, Marcelo Bielsa, se lamenta durante la derrota 2-1 de su equipo ante el Niza, el 23 de enero de 2015, en el estadio Allianz Riviera de Niza.(AFP)
El técnico argentino del Olympique de Marsella, Marcelo Bielsa, se lamenta durante la derrota 2-1 de su equipo ante el Niza, el 23 de enero de 2015, en el estadio Allianz Riviera de Niza.(AFP)

Marsella (AFP) – El Marsella, que volvió a perder el viernes ante el Niza (2-1) y desaprovechó la ocasión de recuperar provisionalmente el liderato, no logra arrancar en 2015, ofreciendo una imagen alejada del equipo que dominó en la primera vuelta del campeonato francés.

Espléndido hace unos meses -en la fase de ida goleó al Niza 4-0-, el equipo dirigido por el argentino Marcelo Bielsa sigue exhibiendo un juego atractivo y ambicioso, pero los problemas defensivos y la falta de eficacia de sus atacantes le condenan, sumando ya seis derrotas en 22 jornadas.

– Falta de eficacia –

“Hicimos bastante para ganar el partido. Pero el adversario necesitó de muy pocas ocasiones para marcar goles, mientras que nosotros necesitamos de muchas para hacer uno”, reconoció Bielsa en rueda de prensa tras el partido en Niza.

©afp.com / VALERY HACHE

El delantero francés del Olympique de Marsella, André-Pierre Gignac, se lamenta al final del partido tras perder 2-1 ante el Niza, el 23 de enero de 2015, en el estadio Allianz Riviera de Niza

En ese duelo el Marsella no logró disparar entre los tres palos durante una hora (para 3 tiros dentro de la portería de 17 intentos al final del choque). El joven belga Michi Batshuayi fue el más desacertado, no logrando cuadrar sus ocasiones en los minutos 15, 38, 66 y 82.

Pero también Alaixys Romao, Dimitri Payet y Florian Thauvin (50, 71) no acertaron a marcar cuando dispusieron de buenos balones para hacerlo.

– Sin confianza –

Toda la confianza mostrada en otoño se ha diluido con la llegada del invierno. En la primera parte de la temporada, pese a cosechar derrotas ante sus rivales directos París Saint-Germain y Lyon, el Marsella mantenía la fe en lo que hacía, lo que le llevó a recuperarse de estos golpes y seguir sumando victorias.

Pero, pese a salvar los partidos en el Velodrome, su mala temporada fuera de casa le está sentenciando. Sólo ha sumado un punto (ante el Lorient) de 18 posibles fuera de su estadio desde mediados de octubre.

Tras caer en Montpellier hace dos jornadas, los líderes del equipo (Payet, André-Pierre Gignac y Steve Mandanda) dejaron claro que el desplazamiento a Niza tenía que ser el principio de la resurrección, pero en el campo el equipo mostró las mismas carencias.

– Fragilidad defensiva –

El último partido en el que el Marsella no encajó goles fue la victoria a finales de noviembre ante el Nantes (2-0). Después, 9 tantos recibidos en 7 partidos de la Ligue 1 (más 3 en Copa de Francia), lo que evidencia que perdió por completo la fortaleza defensiva del inicio del curso.

Contra el Niza tenía la excusa de las ausencias (no estaban tres titulares en la línea defensiva como Benjamin Mendy, Rod Fanni y Nicolas Nkoulou), pero los sustitutos no hicieron un mal partido y el portero Mandanda no tuvo opciones en los dos goles encajados.

La clave puede estar en el gran número de balones que pierde el OM y en la presión que deben hacer sus atacantes tras cada cesión de la posesión, algo que no funciona como al inicio de la temporada.

– Plantilla escasa –

Una vez descubierto el plan de juego de Bielsa, los adversarios saben que la clave está en detener a Payet y Giannelli Imbula, los dos principales organizadores del Marsella. Tras ellos no hay alternativas a la hora de crear.

Bielsa tiene dificultades para encontrar variantes tácticas. En cuanto a la plantilla, ha tenido que recurrir a Bilal Boutobba (16 años) y Billel Omrani (21 años), atacante del equipo reserva del Arles-Avignon (segunda división) el año pasado, al que ha ‘reciclado’ como lateral izquierdo.

La falta de un plantel amplio se evidencia aun más con las bajas del ghanés André Ayew y el camerunés Nicolas Nkoulou, que disputan la Copa de África, y de Romain Alessandrini, lesionado.

En este sentido hay que cuestionar la estrategia de la dirección deportiva este invierno. Sin refuerzos, el equipo se ha quedado sin gasolina para seguir luchando por el título.

Deja un comentario

Cerrar menú