El Marsella de Bielsa deja buenas sensaciones, pero también carencias

El entrenador del Marsella, Marcelo Bielsa (i), hace balance del partido contra el Bastia el 9 de agosto de 2014 en el estadio Armand Cesari de Córcega. (AFP)
El entrenador del Marsella, Marcelo Bielsa (i), hace balance del partido contra el Bastia el 9 de agosto de 2014 en el estadio Armand Cesari de Córcega. (AFP)

Por Eric BERNAUDEAU

Bastia (Francia) (AFP) – Un Marsella dominador y seguro de sí mismo dejó entrever cosas prometedoras el sábado ante el Bastia bajo la batuta de su nuevo técnico, el argentino Marcelo Bielsa, en la primera jornada del campeonato, pero debería corregir ciertos errores si quiere rivalizar con el París Saint-Germain y el Mónaco.

El credo de Bielsa es jugar arriba y tener la posesión de balón el mayor tiempo posible y sus pupilos lo ejecutaron a la perfección durante 66 minutos.

El Bastia inauguró el marcador en el minuto 9, con un gol esplendido de Christopher Maboulou, pero el OM, sin perder la cabeza, remontó antes del descanso (2-1), y consiguió ampliar la distancia gracias a un penalti de André-Pierre Gignac en el segundo tiempo.

El equipo del técnico argentino se relajó en exceso y vio cómo el Bastia conseguía la igualada (3-3).

Más que por mal juego fueron la suficiencia y los errores individuales, como el penalti cometido por Benjamin Mendy, lo que dio esperanzas a los corsos.

“Debemos saber cómo neutralizar la reacción del adversario cuando intenta construir”, avisó Bielsa en la rueda de prensa. “Es en ese momento del partido en el que creo que tengo muchas cosas que decir sobre mi equipo. No hemos confirmado nuestra superioridad”, añadió el exseleccionador argentino y chileno, acompañado por su adjunto Franck Passi, que hacía las veces de traductor.

Con una defensa central de tres hombres en la que Bielsa dio la oportunidad de debutar en la Ligue 1 al joven Stephane Sparagna (19 años), para compensar la ausencia del togolés Alaixys Romao, suspendido, el técnico pareció subestimar la presión que ejerce el estadio de Furiani. Sparanga cometió varios errores en la salida del balón y fue sustituido al descanso por el brasileño Lucas Mendes.

“La entrada de Mendes no tuvo nada que ver con lo hecho por Sparagna. He hecho entrar a un jugador con cualidades para el juego por alto similares a las de los adversarios”, explicó Bielsa más tarde.

La defensa no está exenta de culpa, pero tampoco lo está el capitán Steve Mandanda, que podría haber hecho más en el primer gol, pero, por contra, el centro del campo controló perfectamente el juego, con un cómodo Giannelli Imbula.

En ataque, Bielsa confió en el habitual André-Pierre Gignac, que consiguió dos tantos.

Aunque su compañero belga Michy Batshuayi, llegado este verano procedente del Standard de Lieja, marcara cuatro goles durante los partidos de preparación, ‘Dede’ Gignac estuvo cuando se le necesitaba.

Si tenemos en cuenta el juego y los tres goles conseguidos, este Marsella, que no dio la impresión de jugar al 100% de su capacidad, parece todavía mejorable.

“Hemos aguantado contra un gran entrenador que ha dispuesto un sistema muy molesto para nosotros. Felicito al técnico porque el Marsella va a poner en apuros a muchos equipos”, vaticinó Claude Makelele, nuevo entrenador del Bastia.

Deja un comentario

Cerrar menú