El Madrid afianza el liderato pero el Barça no se rinde

Los jugadores del FC Barcelona, el argentino Leo Messi (i) y el francés Antoine Griezmann, celebran el tercer gol del equipo barcelonista durante el encuentro correspondiente a la jornada 34 de primera división que disputaron frente al Villarreal en el Estadio de la Cerámica, en la localidad castellonense. EFE / Domenec Castelló.

Madrid, 5 jul .- El Real Madrid dio un paso importante hacia el título de LaLiga Santander con su victoria en San Mamés ante el Athletic (0-1), aunque el Barcelona supo responder en Villarreal con un triunfo contundente y autoritario y buen juego (1-4), e impidió así que su rival abriera aún más hueco.

Con ambos resultados la diferencia sigue siendo de cuatro puntos para el líder, distancia que sin ser definitiva sí que es más que importante a falta de cuatro jornadas.

Esta trigésima cuarta jornada era de máxima exigencia para ambos conjuntos. Ambos respondieron, el Real Madrid con su séptimo triunfo consecutivo, el segundo seguido por 1-0 y de penalti transformado por Sergio Ramos, y el Barcelona poniendo fin a una racha de dos empates seguidos en un feudo propicio como La Cerámica pese a que el ‘submarino amarillo’ era uno de los equipos en mejor forma en esta reanudación liguera, en la que no conocía la derrota.

Los hombres de Zinedine Zidane hicieron un nuevo ejercicio de solidez en San Mamés. Sin buen juego, su fortaleza atrás está resultando determinante.

Encontró de nuevo un penalti cuando el partido se encaminaba al tramo final, por pisotón de Dani García al brasileño Marcelo, decretado tras revisar el colegiado la televisión a instancias del VAR, y transformado por el infalible Sergio Ramos.

El Athletic, bastante bien controlado por el Real Madrid, reclamó posteriormente otra pena máxima por un pisotón de Sergio Ramos a Raúl García que el colegiado no decretó.

En todo caso, el triunfo abrió provisionalmente un hueco de siete puntos que hubiera sido definitivo si el Barcelona no ganaba en La Cerámica ante un Villarreal que con su reacción en este retorno aspira incluso a la Champions y que no conocía la derrota desde antes del parón. De hecho había ganado todos los encuentros menos uno y tan solo había encajado dos tantos.

22 encuentros llevaba el ‘submarino amarillo’ sin ganar al cuadro azulgrana. Incrementó la cuenta a 23. Salió airoso y reforzado para seguir a cuatro puntos del Real Madrid.

Mejoró notablemente sus prestaciones el equipo de Quique Setién, superior a un Villarreal que a la contra respondió al tanto inicial en propia meta de Pau Torres (m.33) con una diana de Gerard Moreno (m.14), el principal artillero español del torneo, pero ya no pudo revertir el bello 1-2 del uruguayo Luis Suárez (m.20).

El argentino Leo Messi jugó a placer, al igual que sus compañeros. Tras servir el balón al charrúa, hizo lo propio al borde del descanso con un taconazo al francés Antoine Griezmann, que recuperó la titularidad con una magnífica finalización suave por alto para firmar la sentencia (1-3).

Con el partido sentenciado, en el segundo periodo, el Barcelona se dedicó a controlar. Pese a ello tuvo ocasiones, hubo un gol anulado a Messi, que mandó una falta también al larguero, y una diana final del joven Ansu Fati. Nada mejor para el cuadro azulgrana para reemprender el rumbo, con autoridad y unas sensaciones mucho mejores.

La derrota, si este lunes el Sevilla vence al Eibar, puede significar el adiós casi final del Villarreal a toda opción Champions, pues le dejaría a seis puntos del cuadro de Julen Lopetegui.

El Getafe, quinto clasificado, también tropezó. No pudo pasar del 0-0 ante el Osasuna. Aunque en la anterior jornada, en el Alfredo di Stéfano, esbozó una clara mejoría, volvió a las andadas ante el cuadro navarro, asentado en la zona cálida de la tabla.

El Espanyol está prácticamente descendido. Tan solo un milagro le permitiría seguir en Primera división. Tiene la salvación a once puntos y tan solo quedan doce por disputarse. Los resultados no llegan y las sensaciones distan mucho de ser las idóneas.

Por contra, el Leganés del mexicano Javier Aguirre demostró que sigue con vida. Tampoco lo tiene nada fácil. Su déficit es de siete puntos, cantidad más que importante por lo poco que falta.

Pero los ‘pepineros’ demostraron en el RCDE Stadium que se niegan a rendirse. Un disparo cruzado del argentino Jonathan Silva en el tramo inicial del segundo tiempo alimenta la esperanza de los pupilos de Aguirre.

El ‘esprint’ de LaLiga Santander está suponiendo también un acelerón en cuanto a destituciones de técnicos. Tras enlazar el sábado su quinta derrota consecutiva, Asier Garitano fue despedido como técnico del Alavés.

Es el cuarto relevo en esta reanudación liguera. El conjunto vitoriano se ha ido complicando la vida y tiene la zona roja, como el Eibar y el Celta a tan solo seis puntos. Y su próximo partido es en el campo del líder.

EFE
José Antonio Pascual

Deja una respuesta

Cerrar menú