El Liverpool acusa la marcha de Suárez y pierde su tercer partido en liga

El jugador del West Ham United Steward Downing (c) celebra con sus compañeros un gol en el partido de la Premier que han jugadoWest Ham United y Liverpool en el Upton Park de Londres. (EFE EPA)
El jugador del West Ham United Steward Downing (c) celebra con sus compañeros un gol en el partido de la Premier que han jugadoWest Ham United y Liverpool en el Upton Park de Londres. (EFE EPA)

Londres, 20 sep (EFE).- Un Liverpool que todavía no ha superado la marcha del uruguayo Luis Suárez este verano perdió hoy ante el West Ham su tercer partido en la liga inglesa tras cinco jornadas (3-1), un registro gris que le deja en la décima posición en la tabla.

Los de Brendan Rogers se hunden en la clasificación al tiempo que el Arsenal de Arsène Wenger, que remató al Aston Villa con tres goles en cuatro inspirados minutos (0-3), logran meterse provisionalmente en posiciones de Liga de Campeones.

Los “reds”, que la temporada pasada mantuvieron hasta la última jornada opciones de ganar la Premier, están en caída libre en este inicio de curso y no encuentran por el momento en el italiano Mario Balotelli, su fichaje estrella de este verano, el revulsivo que necesitan para regresar a los primeros puestos de la clasificación.

Balotelli todavía no ha mostrado la mejor versión de sí mismo desde que ha regresado a Inglaterra (se marchó del Manchester City en 2013), y el inglés Raheem Sterling se erigió como el mejor de su equipo esta tarde.

El equipo de Brendan Rodgers, que no podía contar el inglés Daniel Sturridge, lesionado, evidenció problemas en el ataque, pero tampoco se mostró seguro en defensa.

Los dos primeros goles del West Ham, dos remates de cabeza desde el área pequeña en los siete primeros minutos de partido, desesperaron en la banda a Rodgers, que vio cómo la última línea de su equipo se quedaba estática en ambas jugadas.

El neozelandés Winston Reid burló primero a los defensores del Liverpool en una jugada ensayada, y el senegalés Diafra Sakho volvió a sorprenderles cinco minutos después, cuando apareció en el segundo palo para rematar el 2-0 sin encontrar resistencia.

De poco sirvió que Sterling, en el minuto 26, recortara distancias al disparar con rabia un balón desde fuera del área imposible de detener para el portero español del West Ham, Adrián San Miguel.

Los de Rodgers no supieron aprovechar las oportunidades que fabricaron en la segunda parte y vieron cómo su lucha terminaba en el minuto 88, cuando el West Ham cerró el duelo con el 3-1.

El tanto llegó una vez más a partir de un fallo de la defensa visitante, que regaló un balón en zona peligrosa para que los de Sam Allardyce montaran una contra letal que culminó en gol el francés Morgan Amalfitano.

El Liverpool firmaba así su segunda derrota liguera consecutiva, tras perder la semana pasada ante el Aston Villa, que hoy tenía la oportunidad de liderar provisionalmente la liga inglesa pero cayó ante un Arsenal que volvió a mostrar, al menos durante cinco minutos, la misma maquinaria engrasada que tan bien funcionó en la primera vuelta de la Premier la pasada temporada.

Los “gunners” solventaron el partido en escasos cuatro minutos, con tres goles que noquearon a los de Paul Lambert.

En el 32, el inglés Danny Welbeck, que había estado en punta desde el inicio, retrasó su posición para facilitar la conexión entre el centro del campo y el ataque, y ejerció de enlace con Mesut Özil, convertido puntualmente en delantero para marcar el 0-1.

El inglés cruzó un balón para que el alemán pudiera encarar con garantías al portero estadounidense Brad Guzan, que poco pudo hacer para evitar el primero de los “gunners”.

Dos minutos después, ambos jugadores se intercambiaron los papeles y fue Welbeck el que dejó en la red un centro de Özil.

La jugada la había previsto Ramsey, que vio cómo el excentrocampista del Real Madrid se desmarcaba por la izquierda y le dejó el cuero para que el número once del Arsenal lanzara un centro perpendicular dirigido con precisión a la bota de Welbeck.

El golpe fue contundente para el Aston Villa, al que los nervios le jugaron una tercera mala pasada acto seguido.

Otro centro desde la izquierda, esta vez de Kieran Gibbs, hizo temblar a la defensa local y el francés Aly Cissokho, dispuesto a cortar el balón a cualquier precio para impedir que llegara a conectarlo Alex Oxlade-Chamberlain, acabó enviando el cuero a su propia portería.

Con el 0-3, los “gunners” habían sentenciado el duelo y el Aston Villa ya no volvió a levantar cabeza durante el partido, que deja provisionalmente al Arsenal en puestos de Liga de Campeones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba