El Hamburgo se juega su última carta en la lucha contra el descenso

El reloj de Hamburgo. (Foto: Diario Sport)

Por María Laura Aráoz

Hamburgo, 11 may .- Cinco casilleros tiene el reloj digital más famoso del fútbol alemán, que cuentan los años, días, horas, minutos y segundos que el Hamburgo lleva jugando en primera división desde que se fundó la Bundesliga en 1963.

El reloj podría pararse para siempre mañana, a los 54 años y 262 días, tras el pitido final del partido en que el Hamburgo, actual penúltimo, se juega su última carta ante el Borussia Mönchengladbach en la fecha de cierre del campeonato.

El famoso reloj ya estuvo a punto de pararse en varias ocasiones en los últimos años, pero el club hizo honor a su condición de “dinosaurio” de la Bundesliga y se salvó del primer descenso de su historia, algunas veces mejor y otras por los pelos.

Este año, la situación, sin embargo, es desesperante. El Hamburgo necesita un triunfo sobre el actual noveno de la clasificación y también la ayuda del Colonia, que visita al antepenúltimo Wolfsburgo, que está dos puntos por encima de los hamburgueses.

De no conseguir el milagro, el Hamburgo, que conquistó la liga tres veces en los 1970 y 1980 y ganó la Copa de Europa en 1983, caerá por primera vez a segunda.

Cerrando una temporada llena de altibajos, el Borussia Dortmund, tercero con 55 puntos, visita al Hoffenheim, cuarto y con 52 enteros, en un duelo directo por asegurarse el acceso directo a la Liga de Campeones que ya tienen en el bolsillo el campeón Bayern Múnich y el escolta Schalke.

También codicia una plaza de Champions el quinto, Bayer Leverkusen, con igual puntaje que el Hoffenheim, que se mide con el Hannover.

En los puestos de la Liga Europa se encuentran actualmente el Leverkusen y el Leipzig, pero también el Eintracht Frankfurt, Stuttgart y el Gladbach buscan alcanzarlos. Si el Bayern gana la final de la Copa Alemana contra el Frankfurt el 19 de mayo, se liberará otro puesto para los torneos europeos.

Pero el foco de la última fecha estará puesto sobre el Hamburgo, que hasta hace pocas semanas parecía agonizar y revivió de la mano de Christian Titz, antiguo técnico del equipo juvenil, con el que cantó tres victorias en las últimas cuatro jornadas.

El jueves, día festivo en Alemania por el feriado cristiano de la Ascensión, el equipo recibió el apoyo de 2.000 hinchas en un entrenamiento a puertas abiertas para que los aficionados diesen aliento a los jugadores antes del duelo crucial.

“Fue una gran idea y mostró que el equipo sigue contando con el respaldo de la hinchada. Vamos a salir más arropados al último partido de la temporada”, se entusiasmó Titz, cuyo contrato el club quiere prorrogar. “Vamos a luchar hasta el final”, proclamó el capitán del plantel, Gotoku Sakai.”

No obstante, la victoria no bastará para el Hamburgo. Necesitará que el Colonia venza al Wolfsburgo, que ha ganado solo uno de diez partidos a las órdenes de Bruno Labbadia y podría terminar como el año pasado en el puesto de promoción y tener que jugarse la permanencia con el tercero de la segunda división. En caso de igualdad de puntos entre Wolfsburgo y Hamburgo, el “dinosaurio” estará condenado.

El Dortmund dejó escapar la posibilidad de asegurarse una plaza de Champions al caer la semana pasada por 2-1 en casa ante el Mainz, pero no se amilana. “Estamos en la mejor posición. Creemos que lo lograremos. Depende de nosotros”, señaló el entrenador Peter Stöger.

El Freiburg, que está tres puntos por delante del Wolfsburgo, busca salvarse del descenso en su choque con el Augsburgo. El Hertha Berlín recibe al Leipzig, mientras que el Frankfurt se desplaza al campo del Schalke y el Mainz se ve las caras con el Werder Bremen.

El Bayern Múnich, por su parte, recibirá el trofeo del campeonato tras su partido en casa contra el Stuttgart. El cañón de máximo goleador será este año para el polaco Robert Lewandowski, quien no puede ser alcanzado ya por ningún rival. Todos los nueve encuentros se disputarán de forma simultánea.

DPA

Deja un comentario

Cerrar menú