Del Bosque explica que cuando quieren herirle le "llaman el Marquesito"

Vicente del Bosque, seleccionador español de fútbol. (EFE)
Vicente del Bosque, seleccionador español de fútbol. (EFE)

Madrid, 8 jun (EFE).- Vicente del Bosque, seleccionador español de fútbol que a partir del próximo día 12 se enfrenta al reto de revalidar el título mundial en Brasil, revela que bajo su imagen de mesura y serenidad también tiene “mala leche” y que cuando alguien quiere ofenderlo le llama “el Marquesito”.

“Yo también tengo mi mala leche, no creas. De visita todos somos muy buenos. Nadie debe ser elogiado por su bondad, nadie”, afirma el técnico salmantino en una entrevista que publica el suplemento dominical de ABC “Semanal”.

Cuando se le pregunta por el marquesado que le concedió el Rey, subraya: “Sobre este asunto del marqués no me gusta frivolizar. Si el Rey consideró dármelo, hay que ser respetuoso con su decisión. Cuando quieren meterse conmigo o herirme, me llaman el Marquesito…y me molesta porque suena a cachondeo”.

Al hablar del Mundial de Brasil reconoce que España tiene “una mayor responsabilidad” y explica: “Es muy difícil volver a conseguirlo, pero debemos afrontarlo con un poco de inseguridad; porque no está mal esa inseguridad para no caer en la suficiencia”.

“Mi preocupación”, añade, “es que todos estos chicos que han vivido estos éxitos pasados -tanto éxito, tanto éxito- vengan con los ojos renovados y que no se conformen con lo que ya han conseguido”.

Del Bosque habla de su función unificadora dentro de la selección, ante la tensión que a veces se produce entre jugadores de equipos rivales: “A nadie se le escapa el fuego cruzado que hay entre el Madrid y el Barcelona, y en medio estamos nosotros. Mi papel en la selección es ganar, pero también intento unir un poco; aunque hay veces que es casi imposible, y más si se asocia el juego de la selección al Barcelona o al Madrid”.

Preguntado por la “deriva independentista en Cataluña”, el seleccionador asegura que “esos temas no se acusan nada en la selección. Nada de nada”. Yo no he notado ningún problema de ese tipo ni en catalanes, ni en vascos ni en gallegos. Yo, al menos, no. A no ser que yo sea un cándido, que no creo. Los jugadores vienen a la selección española independientemente de donde hayan nacido y son chicos que aprecian estar aquí y se sienten cómodos, muy cómodos en la selección”.

Del Bosque admitió que tiene malos recuerdos de su salida del Real Madrid, despedido por Florentino Pérez después de 37 años en el club, como jugador y como técnico.

“No hablo desde el rencor, pero es verdad que nunca imaginé que saldría del club en las circunstancias en las que salí. Era imposible imaginar una salida así”, afirma.

Del Bosque confiesa que todavía le duele. “Mucho, aunque no quiero extenderme en este asunto para no remover el pasado. Llegué a sentir que era alguien relativamente importante dentro del club, alguien querido por el trabajo que había realizado durante 17 años en la cantera”.

Cuando salió del Real Madrid tuvo que irse al paro. “Y llegué a cobrarlo. Fui a la cola del INEM y me di de alta como todo el que se queda sin trabajo”, recuerda.

Del Bosque se muestra partidario de castigar las irregularidades económicas en el fútbol. “La ambición de hacer un club grande ha podido llevar a algunos a no hacer una administración muy pulcra. hay futbolistas o entrenadores que no hacen ningún favor al fútbol, sin duda, pero hay también gente muy honrada”.

Preguntado sobre si se debería prohibir competir en España a los deportistas que tengan su residencia en un paraíso fiscal, señaló: “No soy yo quien debe dar lecciones, pero con este tipo de asuntos no se puede ser tibio. estamos en un país que necesita la ayuda de los que tienen. Y no digo solo de los que más tienen. Mi padre siempre decía +no será tan español cuando cotiza fuera+. No puedo entender que se haga eso”.

Deja un comentario

Cerrar menú