Croacia gana sufriendo a Dinamarca y jugará los cuartos con Rusia

Los jugadores de la seleccion Croata y la emoción incontrolable del triunfo ante Dinamarca. (Twitter)

Nizhni Nóvgorod (Rusia), 1 jul .- Croacia se impuso hoy por penales a Dinamarca tras un partido dramático y avanzó a cuartos de final del Mundial, donde la espera Rusia y la posibilidad de repetir su histórico pase a semifinales de hace 20 años en Francia.

Tras un arranque frenético con goles tempraneros de Mathias Jorgensen (1′) y Mario Mandzukic (4′), siguieron 120 de un empate persistente que ni siquiera pudo romperse con un penal ejecutado por Luka Modric y atajado por el arquero Kasper Schmeichel (116′).

En una tanda de penales con cinco tiros contenidos por los arqueros, Ivan Rakitic marcó el 3-2 definitivo en Nizhni Nóvgorod, el mismo escenario en que los croatas habían goleado 3-0 a Argentina en la fase de grupos.

El equipo de Zlatko Dalic, que había ganado todos sus partidos de la fase de grupos, jugará ahora los cuartos de final el sábado 7 en Sochi frente a Rusia, que horas antes se apuntó a la fiesta de sorpresas de su Mundial eliminando a España también por penales.

Una victoria ante el anfitrión -un equipo con más entusiasmo que fútbol- devolvería a Croacia a unas semifinales por primera vez desde las jugadas en Francia 1998 por el equipo de leyendas como Davor Suker, Slaven Bilic o Zvonimir Boban.

“Por suerte estaba en el palco y podía subir y tomar algo. Porque de verdad era una partido de quirófano, de esos que rompen corazones, un partido de infarto”, comentó el propio Suker, presidente de la federación de su país.

Dinamarca, por su parte, se quedó a las puertas de igualar su mejor actuación en un Mundial, los cuartos de final que logró también en Francia 1998. “Esto es parte del fútbol. Estoy orgulloso de nuestra presentación esta noche”, rescató el técnico Age Hareide.

El cara a cara entre dos equipos que habían recibido apenas un gol en la fase de grupos prometía poca acción en las áreas, pero sorprendió en cambio uno de los arranques más explosivos del Mundial con dos goles en cuatro minutos.

Jorgensen adelantó a los daneses en el primer minuto al encontrarse el balón en el área chica tras un lateral. Su disparo rebotó en el arquero Danijel Subasic y se coló pegado al palo.

En la jugada tras el saque del centro croata, un pase de la muerte de Sime Vrsaljko fue despejado por Andreas Christensen, pero el balón rebotó en un compañero y llegó a Mandzukic, que no perdonó el regalo: derechazo y primer gol del croata en Rusia.

Tras la anarquía inicial, el 1-1 devolvió el partido al guion previsto. Croacia se hizo con el balón gracias a un Modric desequilibrante, pero Dinamarca siguió creando peligro con balones en profundidad y arremetidas de su estrella Christian Eriksen y la pausa llegó con un empate merecido.

El segundo tiempo comenzó con ambos equipos lo suficientemente cautos como para adormecer al público y dejar una escena extraña. De la tribuna comenzaron a bajar cánticos alentando a Argentina: hinchas albicelestes que tenían entrada confiados en que su equipo sería primero de grupo y estaría hoy en la cancha en lugar de Croacia.

A medida que avanzaba el tiempo ambos equipos se soltaron y pudieron desequilibrar, pero el marcador se mantuvo y forzó una prórroga que no cambiaría nada. El empate parecía justo y la definición por penales tan inevitable que ni siquiera Modric pudo impedirla.

El astro croata dio una asistencia magistral a Andrej Kramaric, que eludió al arquero y fue derribado cuando se disponía a marcar, pero el propio Modric disparó el penal y Schmeichel lo contuvo. El padre del arquero, el legendario Peter, celebró en la grada.

La lotería de los penales, sin embargo, terminó sonriendo a Croacia y ahorrando a Modric un tropiezo que no olvidaría. En medio de una exhibición de Subasic y Schmeichel, Modric marcó esta vez sí el suyo y Rakitic el definitivo para evitar otra sorpresa en Rusia.

“Fue difícil para mí fallar el penal en el tiempo extra porque estuve estudiando toda la mañana cómo anotarle a Schmeichel”, admitió Modric. “Lo más importante es que estamos en cuartos de final. No podría faltar el final dramático, pero esta vez pudimos ganar”.

El equipo de Zlatko Dalic mostró así que también sabe ganar sufriendo y que tiene la suerte de su lado, dos valores tan importantes en un Mundial como el buen fútbol. Hoy bastaron a Croacia para confirmarse como una de las revelaciones del torneo. El sábado se verá si también le alcanza para igualar o superar la gesta de hace 20 años.

DPA/ Pablo Sanguinetti

Deja un comentario

Cerrar menú