Costa Rica deja Rusia con un desahogo y muchas preguntas

El jugador de Costa Rica, Bryan Ruiz celebra su gol en el Mundial de Rusia. (Twitter)

Nizhni Nóvgorod (Rusia), 28 jun .- Los jugadores corrieron a abrazar al técnico, la hinchada explotó. Costa Rica celebró a lo grande el empate 2-2 ante Suiza, su único punto en Rusia 2018. Pero el desahogo final no tapa las muchas preguntas abiertas que los “ticos” afrontan ahora tras un Mundial con aires de fin de ciclo.

El equipo de Óscar Ramírez quedó lejos de cumplir las expectativas tras su histórica actuación en Brasil 2014, cuando llegó a cuartos de final, y quedó eliminado con dos derrotas en dos partidos ante Serbia y Brasil. La “generación dorada” pudo al menos despedirse la noche del miércoles con su mejor actuación y sus primeros goles.

“Es un alivio el empate de hoy”, contaba Pedro, un hincha “tico” envuelto en banderas, en las entrañas del estadio de Nizhni Nóvgorod. Pero también reconocía su frustración: “Esperábamos más de este equipo y de sus jugadores experimentados. No nos dieron gran cosa: ya no somos el elemento sorpresa que llegó a Brasil”.

Como muchos medios y comentaristas en Costa Rica, el aficionado apuntaba sus críticas a un responsable concreto, el técnico Ramírez: “A este entrenador no le van las cosas bien. Para un nivel Mundial debemos buscar un entrenador de nivel mundial”.

También Ana mostraba esas sensaciones encontradas en los minutos siguientes el agónico empate con Suiza: “Ahora nos alegramos. Podemos irnos más felices. Pero este equipo necesita reformarse, renovarse. Necesitan un cambio. Creo que llegaron al Mundial demasiado confiados”, dijo la aficionada.

Las expectativas eran altas después de la gesta de Brasil, y no ayudaron a cumplirlas un grupo complicado y mucha falta de puntería.

También contribuyó algo de mala suerte. El arco protegido por Keylor Navas, portero estrella del Real Madrid, resistió hasta el minuto 91 frente a Brasil, que se impuso con dos goles en el descuento, y el partido crucial ante Serbia solo se definió gracias a un imponente tiro libre de Alexandr Kolarov.

Con todo perdido, el equipo salió a ganar a Suiza por el “orgullo” y mostró el miércoles su mejor fútbol. En diez minutos creó cuatro situaciones claras de gol. Y aunque los helvéticos se pusieron por delante en dos ocasiones, Kendall Waston y el capitán Bryan Ruiz (con un penal metido en propia puerta por el arquero) lograron el empate.

La celebración de los goles, con todo el plantel corriendo a abrazar a Ramírez, no fue casual. “Queríamos darle una alegría al profe, porque él se merece mucho”, contó Waston al abandonar el estadio en un ambiente considerablemente más distendido que el de los días anteriores, marcados por críticas y cuestionamientos de la prensa.

“Se han dicho muchas cosas, pero hoy demostramos lo que somos”, celebró también Joel Campbell: “Somos una familia, somos un equipo. Cuando ganamos, ganamos todos, y cuando perdemos, perdemos todos”.

Si el clima fue mejor, las dudas siguen abiertas. Comenzando por la continuidad del técnico. “No sé. ¿Mañana qué es? ¿Jueves? Mañana salimos para Costa Rica y allí voy”, dijo evasivo tras ser consultado sobre el tema. “Sé que viajo a Costa Rica y allí voy a estar con mi familia”.

También es un enigma qué parte de la “generación dorada” de Brasil jugó en Rusia su último Mundial y, posiblemente, sus últimos partidos con la selección. Figuras como Bryan Ruiz, Keylor Navas, Johny Acosta o Cristian Bolaños superan los 30 años y tal vez ya sean parte del pasado en Qatar 2022.

“No tengo nada definido. Regresar a Costa Rica unos días y esperar a que se decida el futuro”, dijo el capitán Ruiz, de 32 años, tras el partido con Suiza. “No sé si llegaré a otro Mundial. Ahora analizaré en frío muchas situaciones e iré tomando decisiones. Quiero defender la selección a muerte, pero estando bien”.

Sin ese tono claramente de despedida, también Navas había supeditado su continuidad al estado en que se encuentre. “Siempre que tenga la oportunidad de estar en la selección, mientras esté al ciento por ciento, lo voy a hacer. Es algo que solo el tiempo dirá”, dijo esta semana el arquero del Real Madrid, de 31 años.

Celso Borges consideró que el Mundial “fue una experiencia más para el fútbol de Costa Rica. “No tenemos que sentirnos avergonzados por no conseguir buenos resultados, sino satisfechos por que lo dimos todo y lo hemos intentado por todas partes, pero esta vez el fútbol nos dio la espalda”, sostuvo el centrocampista de 30 años.

Un consuelo final para iniciar con mejor cara un duro proceso de análisis y renovación que comenzará de inmediato y que promete un punto de inflexión para una generación de futbolistas que hizo historia para el fútbol centroamericano en los Mundiales.

DPA/ Pablo Sanguinetti

Deja una respuesta

Cerrar menú