Carlos Cordeiro renuncia como presidente de la Federación de Fútbol de EE.UU.

El expresidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Carlos Cordeiro. EFE/EPA/PORTER BINKS/Archivo

Houston (EE.UU.), 13 mar .- El presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Carlos Cordeiro, sorprendió a todos al anunciar su renuncia con carácter inmediato, tras la controversia generada por los documentos aportados en la demanda de igualdad salarial presentada por el equipo nacional femenino.

La vicepresidenta Cindy Parlow Cone, una exleyenda del equipo nacional femenino de Estados Unidos, y miembro del Salón de la Fama del Fútbol, reemplazará a Cordeiro como presidenta interina del máximo organismo del fútbol nacional.

Fue el propio Cordeiro, de 64 años, que llegó al cargo en el 2018 ante la retirada de Sunil Gulati, su mentor, el que dio a conocer su renuncia a través de la red social de Twitter.

“Ha sido un privilegio increíble servir como presidente de US Soccer. Mi única misión siempre ha sido hacer lo mejor para nuestra Federación. Después de las discusiones con la junta directiva, he decidido renunciar, con efecto inmediato”, escribió Cordeiro.

El ya expresidente de la federación de Fútbol de Estados Unidos también ofreció a través de la misma red social el contenido completo de la carta de renuncia y en la que pide disculpas por el lenguaje que se utilizó en contra de las jugadoras de la selección nacional.

Los documentos entregados al tribunal produjeron una reacción generalizada de la comunidad de fútbol estadounidense, incluido el comisionado de la Liga Profesional de Fútbol (MLS) de Estados Unidos y el miembro de la junta de fútbol de EE.UU., Don Garber.

Cordeiro calificó el lenguaje en la presentación como “inaceptable e inexcusable” y reveló que no revisó completamente la presentación en su totalidad antes de que se presentara.

En el mismo se destaca que los jugadores tienen más responsabilidades que las jugadoras.

Los documentos forman parte del dossier legal que la federación ha tenido que aportar para hacer frente a una demanda por discriminación de genero presentada por selección femenina y en la que piden 67 millones de dólares en compensaciones.

El equipo femenino alega discriminación salarial y violaciones tanto de la Ley de Igualdad de Pago como del Título VII de la Ley de Derechos Civiles, mientras que la federación pide que el tribunal desestime el caso que será visto el 5 de mayo en Los Ángeles.

La próxima audiencia del caso está programada para el 30 de marzo en el Tribunal de Distrito Federal Central de California.

La federación también destaca que los jugadores poseen una mayor habilidad y tienen trabajos más exigentes que las jugadoras, que les hacen merecedores a tener mejores salarios a la vez que recaban más ingresos por los derechos de televisión y patrocinadores.

Cordeiro, en su carta de renuncia que dirige a todos los seguidores del fútbol en Estados Unidos, destacó que se sentía orgulloso de los 13 años que había dedicado al desarrollo del fútbol, un fenómeno imparable.

“Estoy orgulloso del progreso que hemos logrado juntos en los últimos dos años: ganar nuestro intento de tener el Mundial del 2026, hacer que el gobierno de la federación sea más abierto y responsable, invertir más en nuestros equipos nacionales y avanzar en el deporte de base es algo importante”, resaltó Cordeiro.

Además recordó que se están haciendo inversiones récord en los jugadores, entrenadores y árbitros en todos los niveles, algo que no se podía perder de vista de cara al futuro.

“Mi única misión siempre ha sido hacer lo mejor para nuestra Federación, y me ha quedado claro que lo mejor en este momento es una nueva dirección”, admitió Cordeiro.

“Los argumentos y el lenguaje contenidos en la presentación legal de esta semana causaron gran ofensa y dolor, especialmente a nuestras extraordinarias jugadoras del equipo nacional femenino que merecen algo mejor”, reconoció.

Cordeiro también confesó que debería haber supervisado toda la documentación.

“No tuve la oportunidad de revisar completamente la presentación en su totalidad antes de enviarla, y asumo la responsabilidad de no hacerlo. Si lo hubiera hecho, me habría opuesto al lenguaje que no reflejara mi admiración personal por nuestras jugadoras o nuestros valores como organización”, comentó.

El ya expresidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos también explicó que después de las discusiones con la junta jirectiva, pensó que la mejor decisión era la renuncia con carácter inmediato.

“De acuerdo con nuestros estatutos, Cindy Parlow Cone, quien ha actuado de manera brillante como vicepresidenta, servirá como Presidenta”, explica Cordeiro al anunciar la persona que ocupará su puesto.

EFE
Sonia Salazar

Deja una respuesta

Cerrar menú