Bolivia, entre los 25 años de nostalgia mundialista y la crisis actual

Diejo Bejarano de Bolivia reacciona tras perder ante Venezuela 1-3 este sábado, tras el partido Bolivia-Venezuela del Grupo A de la Copa América de Fútbol 2019, en el Estadio Mineirão de Bello Horizonte (Brasil). EFE

Belo Horizonte (Brasil), 23 jun .- Hace poco más 25 años, Bolivia celebrara su primera y hasta ahora última clasificación para un Mundial. Lejos de ese fugaz momento de gloria, la Verde atraviesa una larga y profunda crisis que la aleja cada vez más de las otras selecciones sudamericanas.

Bolivia tuvo en la Copa América de Brasil una de sus peores actuaciones en los últimos 20 años: fue colista del Grupo A sin puntos, con dos goles a favor y nueve en contra tras perder con Brasil (3-0), Perú (1-3) y Venezuela (1-3).

Los resultados solo son comparables con los obtenidos en la edición de Colombia 2001. En ese torneo, la Verde tampoco ganó ningún partido, encajó siete goles y no pudo convertir.

“Esta es la realidad del fútbol boliviano y lo hemos constatado”, dijo este sábado en rueda de prensa el seleccionador, Eduardo Villegas, tras la derrota ante Venezuela.

Para el técnico, y los jugadores, el principal motivo de que Bolivia no esté a la altura de las otras selecciones sudamericanas es que la Liga de ese país tiene muy bajo nivel y los futbolistas no logran emigrar.

“Erwin Saavedra fue la figura del Bolívar campeón y no pudo desenvolverse y desarrollar ese potencial en la Copa América, porque nuestra Liga es baja en su nivel y en su intensidad”, ejemplificó Villegas.

Con él coincidió una de las figuras del equipo, el delantero Marcelo Martins Moreno, quien también responsabilizó a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

“Sabemos que las otras selecciones están a otro nivel. Tenemos que empezar a trabajar de todas las formas posibles, empezar a exigir condiciones, porque es muy difícil no tener las condiciones y poner la cara contra selecciones fuertes”, dijo el atacante, quien aseguró que la selección “no tiene las condiciones para poder trabajar con normalidad”.

Tras la derrota ante Perú, el presidente de la FBF, César Salinas, dijo que había que “hacer un cambio profundo” porque “hay jugadores que no sienten la polera” y que “están pensando más en la billetera que en identificarse con la selección”.

Sus comentarios fueron repudiados por Villegas, Martins y el defensa Diego Bejarano.

“Obvio que molestan, que incomodan. Creo que nos tenemos que apoyar entre todos los bolivianos”, dijo el lateral derecho, quien también insistió en la importancia de que los bolivianos emigren para poder “igualar el nivel de las otras selecciones sudamericanas”.

“Es la realidad. La verdad es que a los bolivianos nos cuesta mucho más salir al exterior, esperemos que en un futuro, u hoy mismo, se pueda dar de salir los jugadores al exterior, que va a favorecer mucho a la selección. Esperemos que sea lo más rápido posible”, explicó.

También se refirió a este punto el centrocampista Ramiro Vaca.

“A nivel internacional se juega a otro ritmo. Ese es el ritmo que tenemos que adoptar”, indicó el centrocampista del The Strongest a Efe este sábado tras la caída ante Venezuela.

De los jugadores de Bolivia convocados para este torneo, solo tres juegan fuera del país: Alejandro Chumacero y Luis Haquin, del Puebla de México, y Martins, que milita en el Shijiazhuang Ever Bright de la Segunda División de China.

Los problemas de Bolivia no son nuevos. La Verde estuvo en los Mundiales de Uruguay 1930 y Brasil 1950 y consiguió su primera y única clasificación por mérito deportivo para la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994, hace ya casi 26 años.

Los otros únicos dos hitos del seleccionado son el Campeonato Sudamericano, predecesor de la Copa América, ganado en 1963 como local, y el subcampeonato en la Copa América de Bolivia 1997.

Desde su participación en la Copa del Mundo de 1994, Bolivia sufrió en las siguientes clasificaciones mundialistas sudamericanas.

La Verde fue penúltima en la de Francia 1998, en la de Sudáfrica 2010, en la de Brasil 2014 y en la de Rusia 2018, última en la de Alemania 2006 y séptima en la de Corea-Japón 2002.

Desde el subcampeonato en la Copa América de 1997, Bolivia no pasó la fase de Grupos en Paraguay 1999, Colombia 2001, Perú 2004, Venezuela 2007, Argentina 2011 ni en la Copa América Centenario de Estados Unidos 2016.

Solo en la edición de Chile 2015 logró llegar a los cuartos de final, instancia en la que fue eliminada por Perú (1-3).

El seleccionador, Villegas, admitió este sábado que Bolivia está atravesando “momentos difíciles”.
Sin embargo, aseguró que esta Copa dejó “mucho aprendizaje”, sobre todo para los jugadores más jóvenes, y pidió “mantener el proceso”.

“No puedo decir que haya encontrado el equipo, pero ha habido una evolución desde nuestro primer partido con Nicaragua (3 de marzo de 2019). Por supuesto que hay una evolución, pero no se puede ver o manifestar en una medida demasiado alta o grande. Va paso a paso, lentamente”, señaló.

Villegas considero importante “mantener el proceso” para que la selección mejore. Algo que parece improbable, teniendo en cuenta las críticas del presidente de la Federación.

EFE
Sebastián Meresman

Deja un comentario

Cerrar menú