Argentina, entre un grupo difícil, la incertidumbre de Messi y la renovación

En la imagen, el jugador de Argentina Lionel Messi. EFE/Archivo

Buenos Aires, 25 ene .- La selección argentina de fútbol encarará una Copa América atípica: no se considera “favorita”, tiene un seleccionador novato, integra un grupo difícil, tiene un equipo en plena renovación y no puede asegurar la presencia de su capitán y figura, Lionel Messi.

Las selecciones de Argentina, Colombia, Paraguay y Catar quedaron emparejadas en el Grupo 2 de los tres en que fueron divididos los competidores de la Copa América Brasil 2019, según el sorteo realizado este jueves por los organizadores en Río de Janeiro.

La Albiceleste llega a este torneo en una situación totalmente distinta a lo que fue la Copa América Centenario de Estados Unidos 2016 y la Copa América de Chile 2015, en las que fue subcampeona al caer por penaltis ante Chile.

Tanto el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio ‘Chiqui’ Tapia, como el seleccionador, Lionel Scaloni, repiten una y otra vez que la Albiceleste no es “favorita” al título porque es un equipo en “transición” que tiene como principal objetivo dar pelea en el Mundial de Catar 2022.

El primer rival de Argentina en la Copa América de Brasil 2019, que se jugará del 14 de junio al 7 de julio, será Colombia, el 15 de junio.

Ese día será el debut de Scaloni como seleccionador (y también como entrenador) en un partido por los puntos, ya que hasta ahora solo dirigió amistosos.

“No estamos en condiciones de decir que somos favoritos, pero sí estamos en condiciones de decir que vamos a dar lucha y que pelearemos con todo, eso es lo mínimo que garantizamos”, dijo el jueves Scaloni, que también sostuvo que tiene “buenas sensaciones” sobre la posible vuelta a la selección de Messi, quien no juega con Argentina desde el Mundial de Rusia 2018.

Colombia es a priori el rival más difícil del Grupo 2, pero tampoco llega en un momento ideal.

La Tricolor no tiene seleccionador desde septiembre pasado, cuando el argentino José Pekerman dejó el banquillo y puso fin a un exitoso ciclo de unos seis años en el que clasificó al conjunto cafetero a los Mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018.
El segundo partido de Argentina será el 19 de junio ante el otro equipo fuerte del Grupo: Paraguay.

La Albirroja, ausente en los dos últimos Mundiales, aspira a recuperar su nivel y por eso contrató al experimentado seleccionador colombiano Juan Carlos Osorio.

El tercer y último partido de la primera fase será el 23 de junio ante Catar, uno de los equipos invitados (el otro es Japón) y, en teoría, el más débil de todos.

En tanto, el Grupo 1 lo integran Brasil, Venezuela, Perú y Bolivia, mientras que en el Grupo 3 están Uruguay, Chile, Ecuador y Japón.

La presencia de Messi en este torneo está en duda. El delantero del Barcelona todavía no confirmó su regreso a la Albiceleste pese a que los directivos de la AFA, y el propio Scaloni, dan continuamente indicios de que la Pulga estará en Brasil.

Pero no son solamente los argentinos los que desean que su capitán esté en la Copa América.

“Quiero que Messi y todos los mejores atletas vengan a Brasil. Y repito: un equipo, para ser el mejor, tiene que vencer con competencia y superar a adversarios de alto nivel. Por eso esperamos que vengan Neymar, Messi, (Alexis) Sánchez, (Luis) Suárez y también (Paolo) Guerrero”, dijo este jueves nada más y nada menos que el seleccionador brasileño, Adenor Leonardo Bacchi “Tite”.

Sin embargo, Messi no es la única estrella del equipo que no juega desde el Mundial.

Gonzalo Higuaín, Ángel Di María, Ever Banega y Sergio Agüero son otros jugadores de renombre que, de momento, están fuera del equipo.

Scaloni, que formaba parte del cuerpo técnico de Jorge Sampaoli y asumió como seleccionador (primero interino y luego fue oficializado) tras la salida del exentrenador del Sevilla, convocó para los últimos amistosos a jugadores jóvenes con poca o nula experiencia con la camiseta albiceleste.

Pese a todas las dudas en torno al equipo, la dificultad del Grupo 2, la incertidumbre por la presencia de Messi y la aseveración que hizo Scaloni de que su equipo no es “favorito”, los argentinos sueñan con ganar la Copa América de Brasil y volver a festejar un título de la absoluta, algo que no ocurre desde la Copa América de Ecuador 1993.

EFE
Sebastián Meresman

Deja un comentario

Cerrar menú