Alianza Lima: ¿Qué razones llevaron a su segundo descenso de su historia?

Alianza Lima. ANDINA.

Lima, nov. 30.- Alianza Lima siguió un complicado camino en el 2020, plagado de errores y malas decisiones dirigenciales, que desencadenaron su descenso a la segunda división del fútbol peruano en la última jornada de la Liga 1.

Ni el “perdón” pedido por la dirigencia del club a sus hinchas, que lloraban en la puerta del Estadio Nacional, ni las lágrimas derramadas por los jugadores tumbados en la cancha, han aplacado la indignación por la decepcionante campaña del 2020.

La derrota por 2-0 ante Sport Huancayo sentenció el sábado el descenso del centenario Alianza Lima, después de que el club acumuló sólo 26 puntos en 28 partidos jugados durante el año, en los cuales ganó 6, empató 8 y perdió 14.

Entre la primera y la segunda fases de la primera división del torneo, jugado en Lima por la pandemia de la covid-19, el club de Matute anotó 28 goles y recibió 36, frente a los 58 goles anotados por el líder del campeonato, Sporting Cristal, o los 48 de su histórico rival, el Universitario, segundo en la tabla.

Tres entrenadores en un año

Alianza acabó el año siendo dirigido por el argentino Daniel Ahmed, después de la salida del chileno Mario Salas en octubre pasado, quien a su vez asumió las riendas del equipo tras la renuncia del uruguayo Pablo Bengoechea en marzo.

En solo dos meses al frente de Alianza, Bengoechea explicó que no había logrado “convencer al plantel de lo que quería”.

“No quedó claro lo que se tiene que hacer en una institución tan grande. Comuniqué que la situación me había superado y que me siento sin fuerzas para ayudar a Alianza Lima”, añadió el estratega, antes de que el torneo tuviese un parón en marzo por la pandemia y una reestructuración para continuar.

Ninguno de los estrategas contratados por la dirigencia logró tener sintonía con los jugadores, algunos de los cuales figuraban más en las páginas de la farándula que en el resumen deportivo de la semana.

Ese fue el caso del delantero Jean Deza, desvinculado por constantes indisciplinas, y del atacante Beto da Silva, procedente del PSV Eidhonven, pero que no justificó su contratación.

Sin embargo, Alianza sí logró transferir a una de sus figuras al extranjero, el lateral Kluivert Aguilar, que esperará a cumplir los 18 años en el 2021 para jugar en el Manchester City o alguno de los equipos de la Liga Premier.

Otro de los factores en que falló el Fondo Blanquiazul fue la contratación de los fichajes foráneos como el colombiano Christian Zúñiga, quien tuvo un rendimiento malo que decidió rescindirle el contrato. La llegada del delantero chileno Patricio Rubio, que fue un pedido de Salas, tampoco cumplió las expectativas ofensivas que se tenían.

La situación empeora si tenemos en cuenta que futbolistas que habían rendido bien, como Fede Rodríguez o Adrián Balboa, no fueron retenidos por más que era su deseo. Por otro lado, Beto Da Silva y Alberto Rodríguez, jugadores con pasado en la selección, también fueron fichados a inicio de año, pero han pasado mucho más tiempo en la enfermería que en el campo, de manera que Salas tuvo que recurrir a varios juveniles que no estaban en sus planes.

Segundo descenso

El descenso a segunda división que ha sufrido en el 2020, tres años después de su último título nacional, es el segundo que afronta Alianza en sus más de 100 años de existencia, pues ya lo pasó en 1938 cuando jugaba el mítico Alejandro ‘Manguera’ Villanueva, el goleador que le dio su nombre al estadio del club.

El conjunto blanquiazul fue uno de los equipos que fundó la liga de fútbol profesional en Perú en 1912, en la que ha sido campeón en 23 ocasiones.

La presencia de Alianza Lima en la segunda división significará una caída en la recaudación para el club, pues la Liga 2 no tiene el atractivo comercial de la primera, y una probable renovación completa de su equipo técnico y la desvinculación de sus principales jugadores.

El Fondo que los llevo al hoyo

El Fondo Blanquiazul, integrado por socios e inversores hinchas de Alianza Lima, pagó la deuda que Alianza Lima sostenía con la Sunat, con lo que se hizo cargo del manejo del club.

En la parte deportiva, contrataron al colombiano Víctor Hugo Marulanda como director y decidieron mantener en el cargo de entrenador a Bengoechea.

Pero la campaña de fichajes terminó siendo realmente mala: el Fondo Blanquiazul desarmó a un equipo que había sido subcampeón en el 2019 para armar uno que bajó a segunda división.

ANDINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba