Alejandro Pozuelo simboliza el triunfo del fútbol español en la MLS

Alejandro Pozuelo (i) del equipo de las estrellas de fútbol de la MLS disputa el balón con Héctor Herrera (d) del Atlético de Madrid este miércoles. EFE/Archivo

Houston (EE.UU.), 8 dic .- El fútbol español, a pesar de la mínima representación con la que cuenta dentro de la Liga Profesional (MLS) de Estados Unidos, apenas hay cinco jugadores, uno de ellos, el sevillista Alejandro Pozuelo, se hizo merecedor al premio Landon Donovan al Jugador Más Valioso (MVP) de la temporada 2020.

Aunque Pozuelo, desde que el lunes recibió la vídeollamada del comisionado de la MLS, Don Garber, para anunciarle la gran distinción que había recibido, ha reiterado que todavía no se lo puede creer porque entiende que hay grandes jugadores dentro de la liga, la realidad es que su aportación de fútbol total fue lo que hizo la diferencia tanto dentro de su equipo del Toronto FC como ganador sino también a la liga en su conjunto al elevar el nivel competitivo.

Cierto que Pozuelo, de 29 años, no tiene la proyección mediática del “guaje” David Villa, que fue el primer español que lo consiguió, en el 2016, cuando era la gran figura de la MLS al frente del New York City FC, pero el fútbol de Pozuelo ha permitido a la liga estadounidense dar un impulso más en su lucha por adquirir el reconocimiento internacional.

En la más singular de las temporadas, se redujo a 23 partidos debido a la pandemia del coronavirus, la estrella de Pozuelo brilló con mayor intensidad.

El jugador español continuó su forma estelar de su campaña de debut en la MLS el año pasado y la llevó a otro nivel, con nueve goles y 10 asistencias.

Pozuelo fue el primero en la MLS en oportunidades creadas y empató en el primer lugar en grandes oportunidades creadas, lo que demostró el fútbol total que siempre desarrollo mientras estuvo en el campo.

Pozuelo incluso comenzó todos los partidos con Toronto FC, a pesar de que los encuentros se volvieron fuertes y rápidos en la campaña comprimida por la pandemia.

“Significa mucho para mí”, confesó Pozuelo al comisionado Garber, quien le recordó que no hubo ningún tipo de duda sobre lo merecido de haber sido el ganador de tan distinguido galardón.

Pero Pozuelo ha insistido en que “todavía no creo haber ganado el premio. Estoy muy orgulloso. Ya han pasado las horas y después de haber analizado como todo el mundo ha reaccionado en la redes sociales, los medios de comunicación, aun me es más difícil de asimilar que he ganado”.

Pozuelo es el segundo jugador del Toronto FC en ganar el premio, después del italiano Sebastian Giovinco, en el 2015.

Pozuelo fue contratado en gran parte para reemplazar la salida de Giovinco en el club después de su transferencia millonaria al club Al Hilal de Arabia Saudí.

Antes de llegar a la MLS, Pozuelo ya había sido mostrado la clase de su fútbol durante varias temporadas, en Bélgica, con el KRC Genk, que dejó para aceptar la oferta del Toronto FC.

Pozuelo cree que ha estado jugando su mejor fútbol durante un par de años y no espera que disminuya la velocidad en el corto plazo, por lo que quiere seguir haciendo historia con el Toronto FC y en la MLS.

“Jugué tres buenos años en Genk, también fui nominado en Bélgica como mejor jugador … así que he tenido algunos años realmente buenos”, recordó Pozuelo. “Sé que antes que yo vine a reemplazar a Giovinco, todos hablaban de lo difícil que tenía ocupar su puesto”.

Pozuelo admitió que ese fue un reto más que se propuso cuando aceptó la oferta del Toronto FC.

“Creo en mí mismo, sé que puedo jugar bien, pero siento que he jugado cuatro o cinco años a muy buen nivel. El año que viene intentaré hacer lo mismo o mejor porque además tengo mayor responsabilidad”, señaló el futbolista español.

La próxima temporada traerá sus propios desafíos para Pozuelo y el propio equipo de Toronto.

Pozuelo admitió que tenía una lesión al final de la temporada de TFC, que terminó con una derrota en los playoffs ante Nashville SC, mientras que el entrenador, la leyenda del equipo, Greg Vanney, decidió dejar el cargo para buscar nuevas metas profesionales.

El jugador español dijo que estaba seguro de guardar siempre un saludo especial para su ahora exentrenador por todo lo que le ayudó y el apoyo que le dio.

“Tenemos una muy buena relación, dentro y fuera (del fútbol)”, admitió Pozuelo. “Es una muy buena persona, un muy buen entrenador. Me empujó mucho para jugar a mi nivel más alto. Me ayudó mucho a ganar este premio, quiero agradecerle todo lo que hizo por mi y sobre tomo que creyó en mi fútbol”.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba